lunes, 11 de junio de 2018

Hablemos de aborto, dale

¿En serio quieren discutir el aborto legal? ¿En serio todavía creen que a esta altura del partido todavía se puede “discutir” sobre el tema?

OK. Discutamos.

Pero yo antes de discutir, me aseguro de saber. Y para saber, yo miro a los que saben.

¿Saben quién sabe sobre aborto legal versus clandestino, versus el bebito, versus las dos vidas de no sé quién?

Cher.

Cher sabe mucho.

Ahora bien, me van a tener que disculpar pero si yo estoy discutiendo de aborto con ustedes es lógico que me permita dudar de sus conocimientos, sabiduría y cultura general.

¿Ustedes saben quién es Cher?

-Cher es esa vieja puta que se cogía pendejos que podrían haber sido sus hijos, subía a recibir los premios en culo y metió dos o tres hits en los ochenta. Ah, y tiene más cirugías que el Hospital de Clínicas. Ah, y el marido la recagaba a piñas, por puta. Una Susana Giménez yanqui.

¡¡¡Exactooo!!! Esa misma.

Pero déjenme elaborar un poco porque se puede decir algo más.

Van a ver, van a ver.

Efectivamente, Cher es una vieja. Tiene 72 años. Hasta ahí, estamos todos de acuerdo.

Pero todos sabemos que Cher era medio el títere de un cantante que se llamaba Sonny Bono, y tenían un dúo medio pimpinela y se llamaban, por supuesto, “Sonny y Cher”. Y Sonny la cagaba a piñas, mal. Fuerte.

Se casaron, tuvieron una hija que se llamaba, escuchen, Chastity.

Y el Sonny que la seguía fajando.

Y ella, como dice la descomunal Iliza Schlesinger (otro yiro del que ya vamos a hablar pronto), ESPERABA. Pero si lo decís en castellano suena como que ella esperaba un milagro, o esperaba que la salvaran. Pero no, eso en inglés se dice to expect. Cher waited. Esperaba el momento justo, esperaba el momento en que Ella decidiera que sea el momento. No sé si hay un verbo en castellano para eso, fuera de joda. Si alguien del público presente me quiere ayudar, estoy tratando de explicar la diferencia entre expecting y waiting.

To wait es como cuando Rocky dice bueno, ahora me voy a hacer el boludo y voy a fingir como que las piñas de Míster T me duelen mucho, así el muy pelotudo se ceba, se pierde y yo ahí lo emboco de zurda.

En 1979 sacó el disco “Prisoner”. Fue un fracaso y ni siquiera entró en los charts.

En 1982 sacó un disco que se llama “I Paralize”. Adivinen qué.

-Fue un fracaso y ni siquiera, etcétera.

Pero un día, a comienzos de los 80, Cher dijo basta.

Y Cher lo mandó al Sonny a la recalcada concha de su madre puta, se sacó todos los apellidos al pedo que tenía y cambió legalmente su nombre a Cher.

Cuatro letras. Cuatro.

Y la mina se convirtió en la Mujer Más Grosa del Mundo. Se convirtió en la San Puta. La Puta Absoluta, el arquetipo de la puta, la Prostituta de Babilonia.

En 1987 sacó el disco “Cher”. En 1989, “Heart of Stone”.

En 1991, “Love Hurts”.

Ganó todo. Vendió cien millones de discos y es una de las artistas más vendedoras de todos los tiempos, del género que quieran (y de la acepción de la palabra “género” que se les cante el culo, ya vamos a volver sobre eso.)

Se ganó un Oscar, un Cannes (porque además es una actriz extraordinaria), un Emmy, un Grammy, el Martín Fierro, tiene una estrella en el Hollywood Walk of Fame, tiene dos récords Guinnes (uno de ellos como la artista femenina más vendedora de todos los tiempos del mundo mundial)... Esperen, déjame hablar.

La mina se enamoraba de (y se ganaba a) todos los galancitos de su época: Gene Simmons, Richie Sambora, Tom Cruise AND Val Kilmer (los dos boludos de esa película Top Gun), Rob Camilletti. Todos eran menores que ella. A ella le importaba un culo lo que dijera la gente.

Básicamente, esa mina hizo lo que se le cantó.

¿Saben cómo lo consiguió? Así. Cantando así. Y cantando todas canciones que decían siempre lo mismo.

Básicamente su mensaje siempre fue más o menos “ay, cómo me estoy cagando de risa ahora de todos los que me decían lo que yo tenía, debía, podía o merecía hacer”.

Lean las letras. Es uno de los casos de “la tenés adentro” y “que la sigan chupando” más extraordinariamente exitosos de la Historia.

Además, Cher es una de las personas más buenas del mundo. Investiguen. Vayan. Lean.

Lean lo que dice Cher sobre el aborto. Vean lo que HIZO Cher sobre el aborto.

Dirigió, en MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y SEIS, una película que se llama “If These Walls Could Talk”. Fíjense de qué se trata. Fíjense cuál es el mensaje. Vean quiénes trabajaron con Cher en esa película. Vean qué papel se reservó para ella.

El resultado los sorprenderá.

Estudien. Estudiar es leer, preguntar a los que saben, mirar documentales, pensar por vos mismo, admirar a los mejores pero pensar y decidir por vos mismo.

No me hagan calentar.

No soy yo cuando me enojo.

Vamos a descomprimir un poco escuchando un tema de la minita ésta Cher, que yo escucho desde siempre, desde que salió. Tengo todos sus discos. Yo quería ser el novio de Cher. En serio. Yo cometía actos impuros con una foto de Cher.

Para mí siempre fue la mujer perfecta.

Pero, es cierto, ahora está un poco veterana. Igual, le “doy”, eh. Si es que Dios me concediera esa santidad. “Darle” a Cher. Qué gracioso.

Ahora cometo actos impuros con fotos de Gal Gadot.

Buenas noches.

(Esta versión no está mal. Pero déjenme ver si consigo una más piola y la subo)


sábado, 9 de junio de 2018

Sobre Anthony Bourdain, la depresión, el suicidio y todas esas cosas...

Querido sobrino, etcétera:

Vas a tener que disculparme que esté así mala onda, pero hoy tuve un día bravo. Y voy a tener que revivir ese día bravo para enseñarte un par de cosas sobre la vida.

Hoy se murió uno de mis héroes, y vos tenés que saber desde ahora que a mí no me gusta que se me muera nadie ni nada. Soy así de ingenuo.

Este héroe que se me murió hoy era un campeón de mundo. Cagaba plata, viajaba por el mundo para comer, es uno de los escritores más divertidos que yo haya leído, siempre se lo notó más vivo que los demás.

Pero estaba deprimido. Muy.

Y se murió. De depresión. No se mató él. Se murió. El que se suicida por depresión es porque no pudo más y se murió de depresión. Caratularlo como suicidio, muerte dudosa, confuso episodio, son todos formalismos. El tipo se murió, punto.

Yo lo sabía. Él lo decía siempre.

Yo quise ayudarlo, desde el ínfimo rol que juego acá y con las ínfimas herramientas con las que cuento acá: le escribí por Instagram. Cuando estuve en Buenos Aires y fuimos a comer a Mecha con vos, tu papá, tu mamá y tu abuela Elsa me sirvieron una empanada de morcilla que casi me hace llorar de la emoción: era una de las cosas más ricas que había comido jamás. Y subí una foto a Instagram y lo etiqueté a Anthony Bourdain, porque yo sé que a él le gusta mucho la morcilla, y acá es cuando aparece el inconsciente del opinador al pedo y va a hacer un chiste con "morcilla", "gustar", etcétera.

-Yo no dije nada. Lo estoy escuchando muy atentamente.

Gracias. Sigamos.

Sobrino, la depresión es una cosa seria. Con la depresión no se jode. Con un montón de cosas, sí. Podés joder sobre Dios, sobre lo que quieras. Con la depresión, no.

Si en tu vida encontrás a alguien que te dice "estoy deprimido", esto es lo que tenés que hacer:

1. Tomalo en serio. Primero que nada. Suspendé los chistes, dejá de hacer lo que estabas haciendo y prestale toda tu atención.

2. Decile que te cuente exactamente cómo está. No te quedes con un "no sé", "mal", "acá andamos, tirando para no aflojar". Preguntale más. Que te describa su depresión. Preguntale veinte veces por qué piensa lo que piensa.

3. No lo contradigas ni en broma. Seguramente esa persona ya tiene los huevos desintegrados de tanto que la han contradicho. Vos no lo contradigas, así te puede contar todo.

3. Metete en su vida, si es necesario. Es medio psicópata, pero vas a ver que está bien. El tipo te está pidiendo que te metas en su vida para ayudarlo, porque él solo no puede. Hacelo. A lo bestia, si es necesario. Está bien.

4. Buscá ayuda ya mismo. Ayuda profesional, quiero decir un psicólogo. Los hay y muy buenos. Y buscalo rápido porque el deprimido lo necesita, obviamente, y vos también lo vas a necesitar. La depresión es algo tan, pero tan jodido que para ayudar a un deprimido se necesitan, mínimo, dos no deprimidos. Vos solo no vas a poder, tampoco.

5. Poné música de Bon Jovi bien fuerte y escuchala con tu amigo (asumo que el deprimido es tu amigo, si no no estarías preocupado por él).

3. Hacele ver Rocky. Todas. De la uno a la Creed. Es una historia sobre la depresión. ¿Viste cuando en Rocky nosecuánto Rocky le dice al hijo que en la vida no importa un carajo qué tan fuerte pegás sino cuántas veces te mandan a la lona y vos te seguís levantando porque hay gente muy importante que te está mirando y no querés defraudarlos? Bueno, está hablando de la DEPRESION. Es el monstruo. La bestia en el sótano, creo que la llaman. Nadie se acuerda del nombre del "malo" de la última Rocky. Ni siquiera era malo; era buen pibe. El malo de la película es la depresión.

4. El hijo (en la vida real) de Sylvester Stallone (el Stallone de verdad, ése que tiene veinte veces más huevos que Rocky, Rambo y todos esos pelotudos) se estaba muriendo (y finalmente murió) de depresión.

5.  Mantené a tu amigo vivo a fuerza de Bon Jovi, Rocky y psicología.

6.  Y llámame a mí.

7.  Tu tío sabe una cosa o dos sobre depresión. Tu tío sacó del ring a la depresión muchas veces y ya sabe dónde hay que pegarle donde le duele. Porque resulta que la depresión también siente dolor. Y si le pegás lo suficientemente fuerte, y en el mismo lugar, y muchas veces, la muy floja se cae sola.

8.  Sabés dónde encontrarme.

9. Y sabés que te voy a ayudar porque a mí no me gusta que se me muera nadie más, porque yo quiero jugar y jugar, y si ganar significa ser el last man standing, no me gusta. Quiero ganar, pero con gente con quien compartir la victoria.

10. Y yo ya sé. Soy un viejo boludo pero finalmente lo entendí. Y me sé las Rocky de memoria. Y conozco a la mejor psicóloga del puto mundo. Y me sé Bon Jovi más que Bon Jovi.

11. Y... ¿Sabés qué? Tu papá la tiene exactamente igual de clara que yo. Si no más.

Tu tío Oblongo

Para Anthony Bourdain, la piba ésta que honestamente no me acuerdo cómo se llama, creo que Inés, y todos, todos los que cayeron en el camino. Es una lista inmensa y prestigiosísima.

viernes, 8 de junio de 2018

Anthony Bourdain

Dios:

Se me está muriendo gente que antes no se me moría.

Convenceme de que no salga volando para allá y te cague a sopapos, por pelotudo.

¡Fijate bien, boludo!

No es una amenaza. Tomalo como una advertencia.

M



lunes, 28 de mayo de 2018

Querido sobrino. Dos puntos.

Ayer pude hablar con tu mami y con tu papi y les conté mi idea de ir contribuyendo a tu educación transmitiéndote toda mi sabiduría de tío, escribiéndote todos los días acá en mi blog para que ellos te lo vayan leyendo en voz alta mientras ellos te hacen noni, te cambian los pañales o te dan la teta.

Le expliqué a tu papá que yo te iría educando en formato onda "audiolibro en fascículos", que es un ideón, y tu papá me dijo que sí, sí, sí, que todo que lo que yo quisiera, pero me dio la sensación de que no me estaba tomando muy en serio, y me dio también la sensación de que tu mami le decía a tu papá desde lejos que sí, que me dijera sí a todo con tal de que me dejara de joder.

Ahora que lo pienso mejor, me resulta medio sospechoso que tu papá no me haya preguntado nada sobre de qué va, más o menos, toda esa sabiduría que quiero transmitirle a su hijo. Nada. Ni una pregunta. Y mira que tu papá últimamente no es que confíe mucho en mi sabiduría, mis conocimientos o mis credenciales. Y muy especialmente en lo que respecta a vos.

-Explíquese mejor.
-¿Y usted quién carajo es?
-El público.
-¿Qué público?
-Esteee... sus lectores.
-No hay lectores.
-Los va a haber.
-No diga boludeces.
-If you build it, they will come.
-Uy, cagamos.

Sobrino, voy a tener que dejarte por hoy, porque me duele un poco la cabeza y empiezo a oír esas voces otra vez, pero mejor no le cuentes a tu papá, porque tu papá últimamente tampoco es que confíe en mis habilidades intelectuales o mi capacidad de razonamiento... Básicamente está un poco preocupado por mi salud. Mental. Y muy especialmente en lo que respecta a vos.

-¿Ejemplo?
Usted, claramente!
-Yo soy ejemplo de su deteriorada salud mental. Pregunto por un ejemplo de su hermano no confiando en sus habilidades intelectuales y de razonamiento, etcétera, especialmente en lo que respecta al chico.
-Cuando quise alzar a mi sobrino por primera vez, el hijo de puta de mi hermano primero me hizo levantar tres cosas que pesaban más o menos lo mismo que el chico, para ver que no se me cayeran.
-Nos está jodiendo...
-¿Cómo "nos"? ¿Cuántos son ahí adentro?
-Multitudes... 

Sobrino, te tengo que dejar ya. Mañana seguimos y empezamos a puntear el temario, el programa... la currícula de tu educación.

Tengo algunas ideas interesantes.

Vas a ver cómo nos vamos a divertir.

Tuyo, tu tío O...

-No sea tribunero. Termínela ahí.
-Ufa.