viernes, 19 de septiembre de 2008

LOS COMENTARISTAS PELOTUDOS: UN NUEVO GÉNERO HUMORÍSTICO

Al principio me topaba con ellos de vez en cuando, y me molestaban un poco. Con el tiempo me fui acostumbrando a verlos casi por todas partes. Y finalmente no sólo ya los acepté como algo cotidiano, sino que a veces hasta voy a buscarlos voluntariamente. Cuando estoy muy pero muy aburrido y quiero reírme un poco, voy y los busco.

Estoy hablando de los “comentaristas pelotudos”.

(Shhh, soooooooo, tranquilos. Sigan y van a ver que hablo de otra cosa).

El “comentarista pelotudo” es el tipo que siente la compulsión de opinar (y, casi en un cien por ciento de los casos, de criticar) cualquier noticia de la que haya tenido conocimiento hace cinco minutos, utilizando las herramientas de publicación online tan en boga en la Web 2.0. Preferiblemente, haciéndose el gracioso, el irónico o el sarcástico. Casi obligatoriamente, sin entender un moco de lo que se está hablando.

El “comentarista pelotudo” encuentra su más inmediato antecedente en la figura de la “vieja chota y al pedo que llama a programa de radio”. Cada tanto uno todavía se cruza con uno de estos especímenes. Voy en taxi y a veces engancho uno de esos mensajes grabados en el contestador del programa de radio: “Hola, soy Fidelina, de Barracas y quiero decir que me parece una barbaridad que el Gobierno gaste plata en la cancelación de la deuda con el Club de París. Yo no sé adónde vamos a parar y yo sé hasta cuándo vamos a tener que soportar esto. Muy lindo el programa. Chau.”

Está claro que ni a los conductores del programa, ni a la radio, ni al Gobierno, ni al Club de París, ni a la sociedad en su conjunto les importa medio carajo la opinión de doña Fidelina de Barracas, más que nada por la atendible cuestión de que doña Fidelina de Barracas no tiene ni la más miserable de las ideas sobre el Club de París, la deuda, las reservas de la República Argentina, las finanzas internacionales, ni sobre nada. Por eso está ahí, al pedo, escuchando ese programa, y con el tiempo suficiente como para agarrar el teléfono, discar un número (tal vez varias veces, hasta comunicarse, si el programa es escuchado) y dejar grabada una opinión que no le pidió absolutamente nadie. Pero la radio lo manda al aire igual, un poco porque sirve para llenar minutos de aire, y otro poco porque sirve para dar la sensación de que la radio da lugar a la participación de los oyentes, y eso –aunque malo- se percibe como bueno.

Pero gracias a que el tiempo de radio tiene un costo (muy inferior al costo del tiempo de televisión, pero costo al fin), los comentarios de las Fidelinas de Barracas son limitados a unos dos o tres por programa, más que nada operando como una suerte de separador, y son tomados como algo pintoresco.

Pero las vieja chotas y al pedo que llaman a programas de radio tienen hijos y nietos; los “comentaristas pelotudos” que tienen banda ancha, no se llaman Fidelina sino “cucumelo8080”, que leen los diarios online y que piensan: “fah, voy a compartir con la humanidad entera un pensamiento ingeniosísimo que se me acaba de ocurrir con respecto a esta noticia”.

Es que donde el “comentarista pelotudo” se hace fuerte es en la versión online de los diarios. La publicación de comentarios pelotudos y más comentarios pelotudos no sólo no tiene costo alguno para el diario, sino que –por el contrario- al diario le conviene que haya muchos comentarios pelotudos. Son más “hits”, más “visitas”, más “impresiones” de avisos online.

El “comentario pelotudo” es ya un género humorístico en sí mismo. Y como todo género tiene sus divisiones, sus subgéneros.

El subgénero “comentario pelotudo político” me causaba gracia al principio, pero ya me tiene ligeramente aburrido. Consiste en lo siguiente: se publica cualquier noticia (puede ser sobre política, economía, o incluso sociedad y tiempo libre) y se espera a que aparezca el primer comentario pelotudo akusando al korrupto gobierno de los KK, sus akólitos y sus kompinches, eh, Kristina, te intoksikaste con el botoks?????? No hay que esperar mucho. Suele ser el primero. Suelen ser todos.

Pero ya aburren.

El subgénero de comentarios pelotudos que más me gusta últimamente es el subgénero que cubre aquellos temas cuyo entendimiento está a cincuenta mil años luz de distancia de la capacidad de comprensión del comentarista pelotudo.

Sin ir más lejos, el temita éste del colisionador de hadrones.

Uno lee en el diario que van a poner en marcha el colisionador de hadrones. Lógicamente, lo más probable es que uno no tenga ni la más puta idea sobre el tema. Entonces busca en Wikipedia y se entera de que el colisionador de hadrones “se diseñó para colisionar haces de hadrones, más exactamente de protones de 7 Tev de energía, siendo su propósito principal examinar la validez y límites del Modelo Estándar, el cual es actualmente el marco teórico de la física de partículas, del que se conoce su ruptura a niveles de energía altos. Los protones acelerados a velocidades del 99% de c y chocando entre sí en direcciones diametralmente opuestas producirían altísimas energías (aunque a escalas subatómicas) que permitirían simular algunos eventos ocurridos durante o inmediatamente después del Big Bang.”

Si uno tiene un coeficiente intelectual por debajo de 300, lo más lógico es que no se entienda una goma de lo que se acaba de leer, así que poco podría uno COMENTAR al respecto. ¿Qué mierda podría UNO opinar? Hay tipos ahí que están laburando en eso desde hace años. Y esos tipos han dedicado su vida entera a estudiar eso de los hadrones y los 7 Tev. ¿Cómo mierda se puede esperar la opinión de uno que acaba de leer la palabra “hadrón” por primera vez en su vida, hace cinco minutos?

Pero si uno tiene un coeficiente intelectual INFERIOR a 100, ahí la cosa cambia. Uno empieza a sentir la necesidad de dar su opinión. Los deditos se empiezan a mover solos.

Y si vamos por debajo de los 80 de CI, ahí está el tipo publicando su tercer comentario en cinco minutos.

“¡Manga de inconscientes! ¡Ignorantes! ¿No saben que pueden crear un agujero negro? ¿Y la antimateria? ¿Eh? ¿Habrán oído hablar de la antimateria, estos supuestos científicos? ¡Vamos a ir a parar a los caños, eso vamos a hacer!”

“¡Qué barbaridad! ¡Estamos jugando a ser Dios! ¡Hasta cuándo vamos a seguir haciendo experimentos que después nos contaminan el río como las papeleras, eh!”

“¡¡¡Qué injusticia!!! ¿Por qué no hacen la cuenta y calculan cuántas camas de hospitales se podrían pagar con los MILES de dólares que debe haber costado el chirimbolo ése? ¡En qué mundo vivimos, por Dios!”

Yo me imagino a los tipos del colisionador de hadrones, ahí en el CERN, leyendo los comentarios pelotudos…

-Doctor, por favor… Deje ya esa laptop… Vamos a trabajar… Deje de leer los comentarios de esa chusma ignorant…
-¡Es que son divertidísimos, doctor! Espere, espere… Aquí entró uno más. ¡¡¡Jaaaaaaaajaaaaaaaaaaaa!!! Escuche, escuche… “¡Inconscientes! ¡Van a crear una paradoja espacio-temporal y vamos a terminar todos como en la época de las cavern...!” Mpppppppppppfffffff…. ¡JAAAAAJAJAAAAAAAAAAAJAAAAAAAAA!
-¡JAAAAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

15 comentarios:

J. dijo...

uy, esas viejas q llaman a la radio para opinar pavadas adoran a rolando hanglin. siempre le dejan mensajes boludisimos con voz melosa. para mi estan enamoradas de el, y lani se rie de ellas como otrora se reia de mauro viale.
muy bueno el blog, marce. que sigas bien.

josefina de palermo

el Bruche dijo...

No crea, Lacanna, esos señores ya pusieron en funcionamiento el colisionador de hadrones (tuve que hacer C&P, jamás podría escribirlo de memoria) y todos implotamos en un gran agujero negro, muriendo en un mismo milisegundo. Esto sólo es un sueño en su eterno delirio post morten.

Fidelina de Barracas dijo...

Mire Marcelo, yo no sé adonde vamos aparar con esto de la interné, vea. Le cuento que esta cosa fue inventada hace tiempo por unos estudiantes de una universidá, allá por las norteaméricas. Y básicamente para compartir información de sus cositas: que había que estudiar, que pidió la vieja de biología y si el maraca de física se curte al portero.
Y usté la está usando para decir huevadas!
Así no es la cosa, m´hijito...
Ya mismo llamo al programa del Negro Oro y me quejo
loparió....

tequesta dijo...

gracias
gracias
gracias


por hacerme reir

y

por poner en palabras tantas cosas que pienso cuando escucho/leo a comentaristas

gracias
gracias
gracias


me hiciste reir mucho



los comentaristas pelotudos me desflecaron las pelotas con el temita ese del colisionador de hadrones y los ujeros neros


gracias

Naty dijo...

Yo te entiendo, Marcelo.

(Era así??? Ufa... ya me olvidé)

Naty dijo...

O era "Yo te apoyo"....

Posta, no recuerdo.

Ay, y salió una noticia en el gran diari argentino que me está carcomiendo la lengua y me llena la boca llena de comillas e irónias...

Pero no voy a decir nada, excepto que hoy, camino a la peluquería, me cruce con Carlin Calvo...

He ahi mi comentario pelotudo.

Naty dijo...

TENGO OTRO!!!

Hoy vi como un colectivo atropellaba a una paloma. Para mi que es castigo divino del barba de arriba por querer jugar a ser él. De ahora en más, las palomas serán diezmadas y nos invadirán langostas carnívoras gigantes.

Sepanlón, tamos perdidos.

El fin del mundo está cerca, cuando empiece YO a escribir cosas inteligentes, agárrense...

Pssss

moonport dijo...

No se si entran en su categoría de comentaristas pelotudos, Lacanna, pero otros también insoportables son los comentaristas/relatores deportivos.
Cuando eventualmente paso por un canal deportivo haciendo zapping me pregunto, precisamente:"¿Están comentando la trayectoria que debería tomar la próxima sonda a Marte?" o "¿Finalizaron Atucha II y estos pibes analizan la capacidad de generación?".No, nada de eso. Si sigo escuchando me doy cuenta que están comentando el partido del día anterior de primera D nacional entre Defensores de Villa Cañás y Deportivo Wilkinson y diciendo cosas que a nadie le interesa.Ni siquiera a los hinchas de esos venerables clubes.Pero ellos hablan igual y dan cátedra de cómo hay que armar un equipo y patear una pelota como si fuera física cuántica.
En fin, beneficios de tener tanto para elegir.
Slds.

tequesta dijo...

a raiz de lo que dice moonport ... el otro día pensaba ... porqué los relatores/comentaristas de futbol no son jueces de linea ya que la tienen tan clara? ... siempre que escucho que hablan de la bendita "posición adelantada", sistemáticamente, el juez de linea está equivocado

Epaminondas dijo...

¡Buenísimo!
Lo de "estamos jugando a ser Dios" con el acelerador de partículas, lo leí por ahí tal cual y pensé lo mismo ("qué comentario pelotudo").

María dijo...

che, Marce...no era que "nosotros" no nos habíamos conectado a interné el viernes, sino que todo el mundo temió pertenecer a la categoría de comentarista pelotudo y se calló la boca, haciendo ostentación de una cola de paja que te la debo....

Juannn dijo...

Bueno, quien esté libre de pelotudez que arroje la primer huevada.

unServidor dijo...

A la máquina de Dios la carga el Diablo. (?)

Matias dijo...

No es incoherente que siendo que te molestan tanto los "comentaristas" dejes comentar en tu blog?
Muy lindo el blog, segui asi.

Martínefe dijo...

No hubiera sido lo indicado evitar comentarios después de este post?