miércoles, 17 de septiembre de 2008

EL VIDEOCLUB INMEDIATO Y UNIVERSAL

En el año 1988 apareció en mi casa la primera videocasetera.

“Bueeeno, se puso nostálgico”, pensarán ustedes. O “Cagamos, le agarró la onda retro”. Pero no, esperen. Déjenme seguir.

La aparición de un reproductor de VHS en el hogar significaba –a fines de los 80- un salto cuántico en el entretenimiento audiovisual: uno ya no estaba limitado a lo que los cinco canales de aire decidieran ofrecer en un día y a una hora determinados por ellos. Al comprar una video, la oferta –entonces- parecía extenderse al infinito. “Faaaa, me voy a alquilar Rambo II y Pelotón, y mañana me voy a ver Porky´s y Rocky IV, y la semana que me viene me voy a sacar…”

“Había llegado el futuro”, pensaba yo.

Pero si bien lo parecía, la oferta no era infinita. Los “estrenos” no estaban nunca en las estanterías, y uno tenía que reservarlos y anotarse en una lista de espera larguísima, con lo que conseguías que te alquilaran Pelotón un miércoles a las 9 de la mañana, siempre y cuando la devolvieras una hora después, teniendo que ver la mayor parte de la película en fast forward. Y recuérdese que por “estreno” estamos hablando de una película que ya llevaba un año desde que la bajaron de cartel en el cine. Y, por supuesto, para acotar mucho más la ya no tan “infinita” oferta, recuérdese también que estamos hablando del limitadísimo catálogo que decidían editar las distribuidoras nacionales AVH, Transeuropa Video y Transmundo Video.

En ese entonces soñé con un sistema que te permitiera ver cualquier película, en cualquier momento del día, con sólo apretar unos botones en el control remoto. Recuerdo perfectamente haberlo pensado en todo detalle. Uno podría estar frente al televisor y decir: “Quiero ver Rambo II”. Al ingresar un código en el control remoto, ahí estaría Rambo II. “Ahora quiero ver tal cosa”, y unos clicks más tarde uno estaría mirando tal cosa en la pantalla. Incluso me imaginé una computadora gigante que controlara un raid de chiquicientasmil videocaseteras, cada una con una película distinta, y que se activaran cuando uno lo indicara a través del control remoto. Pensé que mucha gente estaría dispuesta a pagar por ese servicio. Yo estaba dispuesto a pagar por ese servicio.

La idea era genial. El Videoclub Inmediato y Universal, lo llamé. Sólo tenía que resolver el temita del almacenamiento (una videocasetera por cada película existente; eso es un montón de videocaseteras) y el temita de la concurrencia (si dos usuarios del servicio decidían empezar a ver la misma película con diez minutos de diferencia, la videocasetera reventaba).

Claro, era 1988 y el concepto de digitalización no estaba muy al alcance de un pelotudo de quince años, por más imaginativo que éste fuera. Así que me olvidé del tema y me fui a jugar con mi Commodore 64, que tenía unos gráficos alucinantes, a todo color, y un sonido impresionante, casi tan buenos como los de la televisión, qué tanto… (“El futuro también llegó en este caso; esto es IN-SU-PE-RA-BLE”, pensé).

Fast Forward.

Hace unos días, quise ver la última de Indiana Jones, pero me daba paja ir al cine. Me la compré en Amazon (guiño, guiño) y una hora después la estaba mirando en mi casa. Cuando iba por la mitad de la película, me acordé de una escena de Indiana Jones and the Last Crusade y quise verla. Interrumpí la película que estaba mirando y encargué en Amazon (guiño, guiño) Indiana Jones and the Last Crusade. Cuando terminé Indiana Jones IV, Amazon ya me había entregado (guiño, guiño) Indiana Jones III.

Mi sueño adolescente del Videoclub Inmediato y Universal estaba cumplido.

El viernes pasado, a la tardecita, el atento lector Bortol me avisó que ya estaban en Amazon (guiño, guiño) los dos primeros capítulos de la segunda temporada de Californication… que todavía no fueron emitidos. Una hora más tarde los tenía en mi poder. Los cargué en un pendrive y me fui a la casa de mi novia. En el camino me compré una botella de Glenlivet, nunca tan apropiada. Y me vi los dos primeros capítulos de Californication en la cama, gracias a un reproductor de DVD que lee Divx y pendrives, disfrutando de un Glenlivet y de mi novia.

Esta mañana me desperté en mi casa bien tempranito, y me acordé que anoche había empezado la quinta temporada de House. Manoteé la laptop que había dejado al lado de la cama y busqué en Amazon (guiño, guiño). Ahí estaba. Hice el encargo y me fui a duchar.

Salí de la ducha, me afeité, me vestí, y ya me había llegado el primer episodio de House. Mientras el sol entraba por el ventanal, me hice un café y dos tostadas de pan Bimbo Oroweat, con queso Mendicrim y mermelada de naranja.

Y me vi el tan esperado primer episodio de House, con high definition, toda la bola, en mi monitor LCD Dell de 24 pulgadas, mientras desayunaba mi café y mis tostadas.

Y volví a pensar, una vez más, que el futuro ya había llegado.

Me pregunto ahora en qué otros aspectos de la vida cotidiana, la tecnología nos da, hoy, esa misma sensación de estar viviendo en un capítulo de “Los Supersónicos”.

21 comentarios:

María dijo...

Ya que no hay con quien chatear, te cuento que cuando tenía doce años escribí una película. No tenía la más puta idea de que eso se llamaba guión ni cómo se hacñia realmente, pero ahí estaba, en forma de ceuntito " La guerra del agua" o" el último oasis" ( todo esto ya está registrado, para ser filmado luego de mi muerte, o en el año 2555, lo que suceda antes)
Y uno de los cahchivaches/gadgets/artefactos que usaba la protagonista era una "polaroid viva", o sea, una maquinola de fotos que escupía una polaroid. Pero esa foto en el zócalo tenía un sensor que ponía un video en funcionamiento. Un video de 1 minuto de duración.
( sí, la protagonista era una chica muy parecida a mi, y era periodista)
Ese futuro yo todavía no lo tengo. Anda por ahí, en forma de portarretratos que reproduce fotos, o algo así.
Seguro que algún japonés ya lo inventó.
Si alguien sabe de él, que me lo compre y me lo regale

María dijo...

diosmio! leí lo anterior y mi disgrafia está a full!
Otra cosa a la que suelo jugar es pensar para atrás: o sea, cómo vivirían este momento tecnológico seres de, ponele, el siglo 19(que ni radio tenían!)(generalmente me imagino a las protagonistas de mujercitas viajando en subte, no sé por qué)

rastelman dijo...

asombloso pero real...
los saltos y cambios que vivimos en pocos años volveran a quedar chicos en 5 años nomás... siempre pienso que mi bisabuela con 95 lucidos años vivió sin electricidad sin autos sin gas sin bondis sin aviones sin tele sin radiosin telefono sin asfalto y con su capacidad de asombro más que desbordada

bien por los inventos que podemos disfrutar (guiño, guiño)

Naty dijo...

No entiendo como ha hecho para vivir su bisabuela, Rastelman.

Gabriel dijo...

Todavia le estoy agradeciendo por los subtitulos del primer capitulo de House.
Creo que con lo que mas me identificio es con "me daba paja ir al cine". Yo soy un fanatico de las peliculas, y sostengo que hay algunas que tenes que verlas en el cine si o si ( siempre y cuando en la sala haya gente normal, de no menos de 18 años ) pero a veces DA PAJA. Asi es como magicamente en mi pc ya tengo Taken y Rec, dos peliculas que pienso ir a ver al cine...peeeero por las dudas, uno nunca sabe.
La tecnologia es fascinante, pero a veces es medio rompebolas...ya me veo en un par de meses comprando una lecto-grabadora de blue ray para la pc, un reproductor de blue ray para el comedor...Pero por el momento soy feliz.

Saludos Señor Lacanna!

PD: Le jode si le digo Marcelo ?

nennella dijo...

El futuro llegó... hace rato...

Epaminondas dijo...

Todo muy lindo... si no fuera porque lo de antes era legal y lo de ahora no.

¡BUUUUHHHH! (Abucheos y lanzamientos de bollos de papel de los que se sientan al fondo)

moonport dijo...

epaminondas no es para contradecirlo, pero si el amigo Lacanna hace lo que hacemos todos (me refiero a bajar películas) con la mula, torrente, etc., no es ilegal.
El funcionamiento de dicho software se basa en compartir archivos entre pc's y eso, en un fallo judicial en USA de este año, no es considerado delito.
Otro tema es el tipo que "ripió" el original y lo subió a la red, pero el compartir en sí mismo no está penado por la ley.(Va con onda, no se me enoje).
Lacanna: El martes a la noche me bajé el capítulo 1 de la temp. 5 de House y le avisé en el coso. También le avisé que el Lunes bajó la 3/1 de Dexter.
Sigo aportando desinteresadamente y le recomiendo otra serie más: Swingtown. Está en Amazon la primer temporada.
Slds.

María dijo...

Che, Lacanna, el avisito ahí arriba ... lo de rasgarse las vestiduras y volverse chango... lo dice por Paco o es un aviso para todos?

Paco dijo...

Pensé que la entrada iba a terminar con una reflexión del tipo "Que inventaran en el 2018 que me haga pensar que eso es el futuro y esto la prehistoria"

Epa, parece que hay joda todos los viernes con los salieris. Lacanna ¿Hay que comprar entradas anticipadas en la trastienda o vamos directamente?

Paco dijo...

Nada que ver pero tienen que ver esto:

http://www.youtube.com/watch?v=uuGaqLT-gO4

Fender Gebiet dijo...

Primero: hágase ver ese guiño involuntario, que parece que tuviera Tourette.

Segundo: El futuro no habrá llegado hasta que no exista la teletransportación. O autos voladores como estándares, al menos.

Tercero: lo del Glenlivet fue un abuso. Sépalo.

Cuarto: María, el problema de una foto de un minuto es que hay que tomarla durante un minuto.

Quinto: Esto antes se parecía un chat, ahora se parece a un foro de piratas seriales. Con chat.

Sexto: Paco, como te hagás el estúpido cuando seas famoso, te reviento.

Séptimo: Nos invitaron a ver *en función privada* Metrópolis restaurada. No, en serio: nada de Amazon ni guiño-guiño. Posta-posta, en 35 mm.

Octavo: Ya tenemos su regalo, Lacanna. El viernes, mediando la Providencia, le será entregado. Era el último que quedaba.

Noveno: hablo en plural porque ya sabe como es esto: si lo hago en singular, algunas tareas me serán echadas en cara, mezquinamente por alguien. Guiño-guiño.

Décimo: Los salieris están todos locos, sépanlo.

Maximus dijo...

Hablando de teletransportación...eso sí que me gustaría.
Pero teniendo en cuenta que estamos en Argentina y que posiblemente los tubos de teletransportación sean comprados usados, medios viejos y con manchas de sangre de los primeros viajes (fallidos) la mejor manera de teletransportarse sea ponerse a meditar y entrenar como hace el protagonista de Dragon Ball o conseguir poderes como los de Hiro Nakamura.
En el futuro casi todos los Salieris estarán en un manicomio, Lacanna será Primer Ministro, Paco tendrá una estrella en Hollywood y María será la vocera del Presidente. Que será Podeti e impondrá su reino de terror.
Ah! Y el himno nacional argentino (nuevo) será compuesto por Tifosis del Rey.

Y Naty morirá cortada por un hacha XD.

Juannn dijo...

A mí me pasó algo muy parecido.

Cuando tenía 14 soñé con un aparato que centralizaba muchas de las funciones que aplicaban a mi vida en uno solo artefacto.

Tenía mi walkman, mi cámara de fotos, la línea telefónica de mi casa, y la guía completa de bares, piringundines y países. Lo llamé Eh-telefónnn.

Lo único que lo diferenciaba del de Steve Jobs, es que ni de coña entraba en un bolsillo.

Naty dijo...

¡¡EH!! POr qué muero yo???

Ufa, loco...

Eso si, antes me despacho con un "no llores por mi Argentina" muy a lo Anamá Ferriera y los dejo a todos sordos...

Ahi los queiro ver, vivos al pedo...

Pssss

Maximus dijo...

(Perdón por el chat)
Naty: Es necesario tu deceso en el futuro, vos vas a ser "la abanderada de los humildes" y un cadáver exquisito XD.
(fin del chot)

En cuanto a la modernidad...no sé, creo que muchas de las cosas que están inventadas ahora y que no había cuando era chico, por ejemplo, los peloteros, sinceramente me producen una rabia tremenda. Cuando eramos pendejos no había de esos!! Para un cumple de mi pibe probé mandarme en uno (lo alquilé, so cretinos) y es fantástico! ahora entiendo porque se quedan horas estupidizados con eso.
Y hablando un poquito más en serio, en una época pensaba algo parecido a lo de Lacanna y la videoteca. Convengamos que tener las pelis en cd es mucho menos incómodo que en vhs. Pero la idea de tener las películas a tu disposición debe estar bueno. Creo que hay portales para ver pelis on-line, aunque desconozco la calidad de las mismas.

caro dijo...

Perdón, pero hasta que alguien no uncentr una medicación efectiva para este dolor de ciatico que me tiene a las lágrimas tirada en un sillón hace 1 semana, el futuro no llegó una mierda

hgb dijo...

Sra. Caro: ¿probó usted curarse con algún especialista que le descomprima la 5ta. lumbar? Le digo porque a mí estaban a punto de operarme por un problema similar, y zafé gracias a los servicios de un noble "rompehuesos". Esto fue hace más de 15 años y nunca más me jodió. El amigo Lacanna puede dar fe.
(Sepan todos disculpar esta entrada tan de domingo a la tarde, en una plaza, mirando palomas con cara viejo choto.)

Marcelo Lacanna dijo...

Sr. HGB, por más que lo intente hacer pasar como un inocente consejo médico, lo suyo ES CHAT.

Pero es cierto. Doy fe. Doy fe tanto sobre el caso del Sr. HGB (que me tenía los huevos crispados con su dolor de ciático hasta que se lo curó el matasanos ése), como de otra media docena de amigos y conocidos míos que estaban a punto de entrar al quirófano y que luego de visitar al matasanos en cuestión salieron bailando boogie boogie.

Fender Gebiet dijo...

Si esto no es chat, es "Ayuda Pseudo Médica OnLine".

Mi nombre es Bernardo, buenos días, ¿en qué la puedo ayudar?

Anónimo dijo...

Y ni hablar de cuando descubras que si pagas rapidshare, una pelicula se baja en 15 minutos, sin importar lo poco común que sea