miércoles, 7 de septiembre de 2005

MUJERES Y VIDEOS (UNA TRAGEDIA)

Del libro Rompiendo Huevos, Ediciones de la Urraca, Buenos Aires, 1994.
Ir al índice para leer el libro completo.
Ir al inicio del blog.


Mucho se ha escrito ya sobre lo insufribles que son las mujeres cuando se disponen a ver alguna película. El cine es considerado por ellas como un evento social durante el cual se charla, se comenta, se discute y se debate, todo esto mientras se proyecta el filme.

El siguiente es un proyecto bastante ambicioso. Se trata de reproducir lo más exactamente posible una reunión de videos con una o más mujeres presentes. Para ello utilizaremos una película inventada, cuyo argumento iremos imaginando a lo largo de la nota, y tres personajes adicionales ajenos a la película, que bien podrían ser usted, su novia y la hermana de ésta (de su novia, digo, porque si uno le dice "ésta", se puede ofender).

Aclaración: todo lo que sigue es ficticio. Los hechos narrados y los personajes descriptos son inventados. Cualquier parecido con sucesos o personas reales es pura coincidencia.

O al menos debería serlo.

ACTO PRIMERO

USTED vuelve de su trabajo absolutamente fundido con un videocasete recién alquilado. Es una de suspenso. Pongámosle por título: Susto. Al llegar a la casa de su NOVIA, nota con cierta sorpresa (aunque su expresión es más de decepción que de sorpresa), que su CUÑADA no salió a perder el tiempo por ahí, sino que decidió quedarse a perder el tiempo en casa y molestarlos un poco a USTED y a su NOVIA. Mientras en la tele aparecen las barritas de colores y el textito ése que dice algo importante sobre una ley pero que nadie lee, USTED encierra el gato en el microondas para que no moleste, se sirve un jerez, se prende un cigarrillo, apaga la luz y se arrellana en su sillón favorito (mejor dicho, el único que no está meado por el gato). A su derecha se acomoda su NOVIA y a su siniestra (nunca mejor dicho), su CUÑADA. Mientras van apareciendo los títulos, comienzan las primeras interferencias femeninas. Su NOVIA va leyendo los créditos en voz alta, dejando bien en claro que sabe leer de corridito, incluso con tipografías poco convencionales. Su CUÑADA, en cambio, hace alarde de su vasta cultura cinematográfica, mencionando en qué otras películas trabajaron los protagonistas. La primera escena del filme muestra un hermoso y bucólico paisaje, con arroyos discurriendo suavemente, aves que trinan y gorjean por doquier, el Sol que desgarra la noche agonizant…

CUÑADA:
¡Chaaaaaaau, loco! ¿Ves? ¡Ahí me gustaría irme de vacaciones…!

NOVIA:
¿Te parece? ¿No preferís el mar? El mar está más copado.

CUÑADA:
Nooooo. Ahí está rebueno y…

USTED:
Acaban de matar a dos.

NOVIA y CUÑADA:
¿Qué?

USTED:
Que acaban de matar a dos. Un psicópata con careta de Bart Simpson asesinó con una remachadora a una parejita de autoestopistas.

NOVIA y CUÑADA:
¿Y cómo no lo vimos?

USTED:
Porque se la pasan hablando pelotudeces. ¿Por qué mierda no ven a película y me la dejan ver a mí, me cago en el que inventó la videocasetera?

CUÑADA:
¡Ehhh, qué mala onda!

NOVIA:
Dejalo. Es un neurótico.



ACTO SEGUNDO


En una habitación de un motel barato el psicópata enmascarado está guardando los pechos de una muchacha y el pene de su novio en la nevera. Limpia cuidadosamente los restos de sangre de la remachadora y se dirige hacia la puerta, seguramente con la intención de seguir aniquilando inocentes. Pasa por un pasillito con algunas fotos de músicos y…

NOVIA:
¡Pará, pará, pará! ¡Pasame el control remoto! ¿Ése no era un póster de Axl Rose? A ver, rebobinemos…

CUÑADA:
¡Mmmmh! Nnnnno, no… Creo que es Jim Morrison. No sé, tendría que verlo otra vez. Rebobiná.

NOVIA:
¿Ves? ¡Es Axl!

CUÑADA:
¡Es Morrison, boluda! Pasalo otra vez. A ver… poné pausa.

NOVIA:
¡Es Axl Rose! ¿No, amor? ¿A vos qué te parece?

USTED:
Es Liszt. Franz Liszt. Pero no importa… Quiero un Rivotril.

CUÑADA:
¡Ay, no me lo banco más a este tipo, hermana! ¡Qué carácter de mierda!

NOVIA:
Dejalo. Sigamos con la película.



ACTO TERCERO


Una muchacha pulposa llega de la universidad. Vive sola en un coqueto apartamento de la ciudad. Mientras pone a freír unos huevos con tocino, comienza a desvestirse (¡vaya tetas, la actriz!). Se quita el corpiño talle XL y se queda con una tanguita minúscula. El psicópata, disfrazado de Bart Simpson, entra por una ventana con su remachadora con pilas nuevas. La chica no lo ve. Lleva sus manos hacia la tanguita mientras se inclina ligeramente hacia adelant…

CUÑADA:
Parala un cachito. Quiero hacer pis.

NOVIA:
Dale, andá al baño. Además no quiero que éste (señalando a USTED) vea esto (señalando la imagen congelada de la universitaria a punto de exhibir su culo).

USTED:
El artístico desnudo de la protagonista simboliza la total indefensión de la víctima ante su agresor. Asimismo, la escena posee una sutil referencia freudiana, puesto que el agresor es varón y la remachadora, a todas luces un símbolo fálico… ¡y pocas veces he visto en pantalla semejante orto, así que déjense de romper las pelotas, ustedes dos, no sé si queda claro!

Cinco minutos de interrupción. Su NOVIA lo mira a USTED, ofendidísima por su semiológico comentario. USTED mira la pantalla en blanco. Su CUÑADA mea.

CUÑADA:
Listo, ya está. Sigamos. ¡Uy, no, pará, pará! ¡Me olvidé de que tenía que llamar a mi amigo Juanchi! Esperen que lo llamo y seguimos.

Su CUÑADA habla con su amigo Juanchi durante treinta minutos, plenos de risotadas y grititos y ayunos de comentario inteligente alguno. Al rato, vuelve.

CUÑADA:
Bueno, bueno, bueno… ¡Qué loco, este Juanchi! ¿En qué estábamos? ¡Ah, sí, la película! ¿De qué era? ¿De amor? Ah, no… De suspenso… Dale, ponela.

El psicópata ultima a la muchacha, haciéndole algo con la remachadora en una parte del cuerpo que debe de doler mucho, y la escena debe de haber sido muy fuerte y muy divertida, y USTED debería de haber visto si no fuera porque su NOVIA le tapó los ojos con sus manos para que USTED no viera.

USTED:
¿Pero qué hacés?

NOVIA:
¡Es que me da miedo!

USTED:
¿Y por qué no te tapas los ojos VOS?

NOVIA:
Me confundí de cara.


ACTO CUARTO

Escalinatas de la Casa Blanca. El Presidente baja acompañado por sus asesores y guardaespaldas, profundamente consternado por el asunto ése del psicópata que está diezmando la población de todo un estado. El mandatario le encarga a uno de sus colaboradores que no escatime esfuerzos en capturarlo, incluso apelando a la ayuda de personajes de otras películas.

NOVIA:
Che, ¿ése no se parece a tu amigo Juanchi?

CUÑADA:
¡Tenés razón, es igualito! A propósito de Juanchi… ¿Sabés lo que me contó? ¡Cachi se casa con la novia!

NOVIA:
¿En serio? Claro, ya tenían como cinco hijos…

CUÑADA:
Siete. Y resulta que…

USTED:
Mataron a Terminator.

NOVIA y CUÑADA: ¿Eh?

USTED:
A Terminator. Lo mataron. El Presidente llamó a Terminator para que lo ayudara a capturar al colifa, pero el loco lo remachó todo a Terminator y lo mató de un cortocircuito.

CUÑADA:
¡Ay, me lo perdí! Ponela de nuevo.



ACTO QUINTO

El psicópata disfrazado de Bart Simpson está en su guarida. Limpia la cabeza de Terminator para usarla como pisapapeles. A lo lejos se oyen las sirenas de las patrullas que vienen a apresarlo y…

CUÑADA:
¡Ya me parecía! ¿Saben que esta película ya la vi? ¿Saben quién es el asesino? ¡El Presid…!.

USTED:
Considérate muerta.

CUÑADA:
¡Ehhh, agreta! ¡Si no dije nada! ¡Ni terminé la frase! Puede ser el Presid…iario, el Presid…ente…

Obviamente, al final el asesino es el Presidente. Pero USTED ve la última escena con el mismo interés que pondría para ver un documental sobre el plancton. Lentamente, USTED se levanta y va hacia la caja de herramientas. Y saca algo. Una remachadora.

FIN

3 comentarios:

Ing.Vergatiesa dijo...

SIIIIIIII!!!!!
AÑOS.
AÑOS ESTUVE BUSCANDO ESA NOTA, QUE SE LLAMABA ORIGINALMENTE "LAS MUJERES NO SIRVEN PARA VER VIDEOS" y que apareció en una SEX que me prestaron, leí, devolví y me pasé una vida tratando de conseguir. Por supuesto en el libro no estaba.
Van a pensar que estoy chapa o que soy el más cholulo del planeta, ninguna de las dos.
ESA, PRECISAMENTE ESA NOTA es la primera que leí suya, Sr Lacanna. y puede decirse que fué un hito, el salto de las historietas a la lectura, que a los 13 o 14 años no es poca cosa.
Es lo primero que recuerdo haber leído que me hizo reír hasta las lágrimas, y a tal punto lo recuerdo que el del póster no era Liszt sino Discepolín, recuerde conmigo Sr. Lacanna.
Hoy me ha hecho revivir, Hoy me he dado un gran gusto, Sr. Lacanna.
Le agradezco eso.
Cada tanto me acordaba de la nota y pensaba si realmente sería taaan cómica como la recordaba y resulta que no, no es (vió que no soy cholulo?) pero es muy buena.
La puta, me llamaron por una urgencia en un rato lllo sigo adulando

Ing.Vergatiesa dijo...

Ya está, todo bien.
Le decía que no era taaaan buena como la recordaba, pero no me decepcioné, siendo que la nota la leí allá por los trece, digo, aproximando a Dolina.
Sólo recordaba algunos detalles de la nota, "-Nooo, please, not in the ass!, don´t fuck me with the machine!!!" se oía decir a la protagonista mientras sus ojos estaban vendados, ¿recuerda?, la reedición es políticamente correcta, pero siendo que la original fue adulterada, prefiero creer que la original era tan buena como la recuerdo, como dice Dolina, la buscaré, pero tendré la precaución de detenerme antes de encontrarla.

La Srta K. dijo...

Muy bueno señor Lacanna...muy bueno...