jueves, 26 de junio de 2008

WAAAAALRUS BROTHERS PRESENTAAAAAA: MI ANÉCDOTA CON MARCOS MUNDSTOCK

Bueno, a ver. La cosa con Marcos Mundstock fue así.

Pero primero, una aclaración importantísima.

ACLARACIÓN IMPORTANTÍSIMA

Ya dije que esta anécdota tiene muchísima gracia contada oralmente, cuando puedo reproducir caras, gestos y entonaciones. Posiblemente, por escrito sea mucho menos divertida. Pero eso sí: esta historia NO TIENE LA MENOR GRACIA si no se tiene perfectamente en claro quién es el señor Marcos Mundstock. No alcanza con decir: "Ah, sí, una vez fui a ver a Les Luthiers". No. Para que esto que voy a contar logre provocar una mínima sonrisa, el lector tiene que estar bastante familiarizado con Les Luthiers, y muy especialmente con el talento con el que Sr. Mundstock lee los discursos introductorios de cada pieza. Así que los que no tienen ni puta idea de quién es Marcos Mundstock ahórrense el trámite de leer esto y vayan a hacer algo más productivo.

Por las dudas, y si usted es de los que necesitan una refrescadita de memoria, aquí tiene este videíto. Véalo si quiere, que yo lo espero. Vaya nomás.



LA ANÉCDOTA

"...y ese fue el segundo impacto." Mortal. Cómo se puede ser TAN grosso... Uh, perdón. Me distraje mirando el videíto. Bueno, decía que es importantísimo tener bien en claro quién es Marcos Mundstock al momento de leer esto que voy a contar, pero mucho más importante lo es al momento de ESCRIBIR para Marcos Mundstock.

Porque, creánlo o no, yo no tenía ni la más puta idea de quién era Marcos Mundstock hasta el momento exacto en que lo conocí y le tuve que dar un texto para que leyera.

Era 1991 ó 1992, y yo trabajaba con Alejandro Dolina en un programa de televisión que no veía ni mi mamá. Yo escribía algunas huevadas supuestamente humorísticas, tipo unos documentales falsos, publicidades falsas, trailers de películas falsas y cosas así. Y a cada programa venía algún invitado a hacer alguna cosa, como cantar algo o actuar algo. Así conocí a Jorge Guinzburg, a Fabiana Cantilo, a Sandro, a Pergolini, en fin...

Hasta que un día Dolina agarra y me dice: "Mañana viene Marquitos Mundstock, así que vamos a hacer alg...".

Y yo lo miro al Negro y le digo: "¿Y ése quién es?".

Mientras Dolina se me queda mirando sin poder creer lo que yo había dicho, aprovecho y les cuento: yo no tenía ni la menor idea de qué me estaba hablando. Yo no sabía quién era Marcos Mundstock, ni conocía a Les Luthiers. No, señor. Mucho niño prodigio, mucho escribir en la revista Humor desde los 16 años, mucho todo lo que quieras, pero yo tenía 19 ó 20 años y no conocía a Les Luthiers. Nunca los había escuchado, nunca los había visto. Tenía la vaga idea de que había un grupo que se llamaba así, pero la verdad... Si te digo que los conozco te miento... ¿Cuál es el problema? ¿Acaso soy marciano? ¿Tengo que saber todo, yo? ¿Por qué me mirás así, Dolina? ¡Eh! ¡Dolina! ¿Estás bien?

-Marcos Mundstock es de Les Luthiers y...
-Me suena.
-Bueno, mirá. Dejá. No importa. Vos suponé que el tipo es un locutor muy bueno. La cosa es así. Vamos a poner algunas de esas películas falsas, y Marcos Mundstock las va a presentar. Así que escribite un texto de introducción, con una biografía del (inexistente) director, alguna cosa así, que Marquitos la va a leer en cámara...
-¿En cámara? ¿Lo va a leer en cámara? ¿Pero el tipo éste es bueno leyendo? Porque mirá que si es un plomo y encima va a LEER el texto va a ser un embol..
-Callate, mirá. Callate la boca. Andá y laburá.

Esa noche, en mi casa, escribí un texto típico de introducción, pero humorístico. Algo onda: "Las películas que veremos a continuación, dirigidas por el célebre realizador Fulanito...", con algunos chistes y cosas así, siempre teniendo en mente la imagen de un locutor o un presentador cualquiera.

Al día siguiente voy al canal como cualquier día, y me pongo a hacer mis cosas lo más pancho mientras el estudio se llenaba de gente (el programa se hacía con las tribunas llenas de gente). Cae Dolina con un tipo y me lo presenta: "El señor Marcos Mundstock... Marcelo Lacanna... Marcos, él escribió un texto que vas leer en un rato".

-Ah, sí, sí. Muy bien. Mucho gusto- me da la mano Marcos Mundstock.
-¿Qué tal? ¿Cómo le va?- saludo yo al tipo, pensando: "¿Así que éste es el famoso Mundstock? Nnnnop, no lo tengo".

Y me fui por ahí a hacer algo. En eso se me da por pegarle una releída al texto (escrito a máquina; en esa época se escribía a máquina) y digo: "¡Puta! ¡Casi me olvidaba de esto!", y remarco una palabra subrayándola varias veces.

En el corte anterior al bloque en el que Dolina y Mundstock, sentados frente a un escritorio, iban a presentar las "películas", me llama Dolina. El estudio, repito, lleno de gente.

-Dale el texto a Marquitos.
-Ah, sí. Tome. Acá está. Mire... No lo tome a mal, pero aquí le remarqué esta palabra, ¿ve? Es para que usted no se confunda, porque dice "remake" pero se pronuncia "rimeik". Es una palabra en inglés.

Y Mundstock, que estaba mirando la hoja, levanta la vista, me mira y se ríe.

-Ahá- me dice con una sonrisa.
-Sí, sí. Dice "remake" pero se pronuncia "rimeik". Yo se la marqué porque a lo mejor usted viene leyendo embalado y me dice "remaque" y quedamos como el culo, ¿vio? Y vamos en vivo, así que imaginesé...

Y Mundstock se ríe más fuerte y lo mira a Dolina, como diciendo: "Es bueno el pibe, eh...", convencidísimo de que yo le estaba haciendo una "broma Les Luthiers", como homenaje a él. Dolina -que sabía que yo no tenía ni la más puta idea de con quién estaba hablando- fingió una sonrisita tipo: "sí, sí... es un chico muy gracioso". Y yo que me entro a poner nervioso y no entendía de qué carajo se estaban riendo estos dos, si yo estaba hablando muy seriamente. Así que insistí:

-No, no, en serio. Mire, si usted quiere le tacho "remake" y escribo arriba "rimeik" así usted...

Mundstock se ríe más fuerte. Escucho unas risitas entre el público. Alcanzo a oír un diálogo así como: "¿Qué dice el pibe?", "Le está enseñando a pronunciar en inglés a Marcos Mundstock". Y más risas. Y yo que no entendía qué carajo estaba pasando. Y Dolina que se entra a poner nervioso.

-Ya está bien, Marcelo. Dejá.
-No, no, no. Porque después dice "remaque" y esto sale como el ojete y después la culpa de quién es, eh, de quién es...
-¿Así que usted dice que es "rimeik"? -me "tranquiliza" Mundstock- No se preocupe, joven. Lo voy a tomar en cuenta. -Y me "seguía" la joda, totalmente convencido de que yo estaba improvisando un inteligentísimo sketch "leslutheriano", en el que yo "fingía" ignorar el talento de Mundstock, cuando en realidad yo le estaba hablando muy seriamente a quien yo consideraba un simple locutor.

-¿Seguro? Porque mire que no me cuesta nad...
-¡Al aire! -anunció el director, y yo me fui detrás de las cámaras, pensando: "palabra de mierda, para qué la habré puesto".

Al final, el tipo no se equivocó, y pronunció la palabra "remake" bastante bien.

Yo vi por primera vez un show de Les Luthiers en 1995, cuatro años más tarde, una vez que lo pasaron por Canal 13.

Y, por supuesto, me quise matar.

Yo había estado enseñándole a Marcos Mundstock cómo leer un texto de presentación con una palabra en inglés.

A Marcos Mundstock.

¡¡¡A Marcos Mundstock!!!

¿¿¿Entendés???

(Aquí termina la anécdota pero él te mató. Davía da. ¡Pará! ¡Mássss!)

24 comentarios:

Juannn dijo...

Tenía un comment súper.

Pero ahora me inhibí.

Sigo esperando el llamado dijo...

Como epílogo, te faltó lo de la vez que te lo encontraste en... ¿un hotel, era?, mucho después.

Al margen: Lo de Enrique Mosca me emocionó. Todo lo que se diga de él queda chico. Pensá que además lo tuve en cuarto y quinto de secundaria. Y todavía me acuerdo de la cara de la gente de la facu (profesor inclusive) cuando resolvía derivadas e integrales, de la complejidad que fuesen, en treinta segundos.
Llegué a tratarlo fuera del horario de clases y.. lo antedicho: todo lo que se diga de él queda chico.
Confieso que me diste ganas de hacerle una visita. Y lo mismo le pasó a mi hermano, dicho sea de paso.

Slds.

Renegado dijo...

No me digas que el famosísimo y graciocísimo "sketch" del documental sobre el "triángulo de las Bermudas" en el que había tres tipos usando bermudas parados en triángulo en el agua lo escribiste vos ....

Gabriel dijo...

Genial, hubiese pagado por verlo diciendo " ...se pronuncia rimeik.." mientras el señor Mundstock se reia...

Ah y quedese tranquilo, a mi hasta hace un año, Les Luthiers me somanaba mas a una parrilla que a otra cosa, por suerte tengo un amigo que es fanatico y tiene mucho material del grupo y por suerte de a poco me paso el gusto.

Ahora quien le dice que el señor Mundstock, cuando esta en una sobremesa no cuenta la anecdota de "aquella vez que fui de invitado a a un programa de Dolina, y uno de los escritores, un pibe joven, me hizo morir de risa con la palabra remake...un groso el pibe, tendrian que haber estado ahi..."


Saludos señor Lacanna ! Y gracias por compartir la anecdota !

GuilleX dijo...

Me siento bien al ver que ALGUIEN ya googleo "Marcos Mundstock" en mi PC antes que yo

Aguanten los links en lilita de los navegadores Web

Ah... excelente aneTdota

María dijo...

Disculpenmé el insulto, pero es algo que se revuelve dentro de mi organismo y me quema las entrañas ( y eso que no comí mucho): es intolerable en mi universo no conocer a Les Luthiers ( los conozco desde antes de nacer, ya que mi madre se ponía los auriculares en su panza de embarazo, y así yo escuchaba sus discos. Y los de La Maquina de hacer pájaros tambien. Asi sali)
¿Cómo que no te arrodillaste ante la presencia de Marcos, rindiéndole pleistesía, al grito de " no soy digno"?
Debo confesar mi único idolatrismo cholulo, y es por Les luthiers en todas sus formas. Todas.
No me vengan que antes con Acher, o con Masana, o con Victor Laplace o cualquier otro eran mejores. O que son mejores ahora. No
Son mejores siempre. Es una continuidad de excelencia.
No puedo, eso si, dar un examen perfecto de conocimiento de obras y demás, porque soy 10 años más joven que ellos (nací en el 77) , pero me defiendo bastante.
Desafío a luthiermaníacos: como se llamaba el amigo de Mastropiero que tenía una granja de ovejas y una hermana un poco...digamos... bastante...eh...mal medicada?
No vale el google

Anónimo dijo...

Marcelo tenias 20 años no pueso entender que no conocias a Marcos Mundstock, me rebelo, loco en serio me resulta jodido creerte.
Bueno entiendo que si te tomaste la molestia de escribrlo debe ser asi. Mil gracias por contarnos la anecdota y por los videos, los comparti con medio mundo, hacia mucho que no me divertia tanto. Besos Valeria

Naty dijo...

Pero che, que gente intolerante. Media pila...

Si bien se nota que es un shot through the heart para muchos, tienen que entender que he gives his love a bad name... bad name!!!

Además, después de quichicientos años, no pueden venir a rasgarse las vestiduras...

En el 91/92, yo tampoco conocía Lelus... claro que tenía 10 años, me gustaba GN'R y Rata Blanca y transitaba un período de mal humor incalculable donde los chistes inteligentes no eran bienrecibidos... pero bué. Meras excusas.

tequesta dijo...

antes que nada ... sin conocerte a vos, pero habiendo visto en vivo a dolina unas cuantas veces y conociendole las caras que pone ... conociendo de videos al marcos e intuyéndote a vos, creo imaginarme correctamente las caras de los 3 durante la anécdota ... y me rei mucho al leerla, si señor!!!

si, fui yo el que googleo al marcos este ... pero para confirmar que era quién yo creia que era
aparte, hay que entender que soy discapacitado asociativo en el sentido de que recuerdo caras que vi hace años, pero soy incapaz de acordarme de los nombres de la gente (por ejemplo, le he dado clases a 4 cursos distintos de no mas de 10 alumnos, durante dos cuatrimestres, y con suerte, me acuerdo del nombre de 5 de todos esos alumnos)

aporteñados saludos

tequesta

GuilleX dijo...

Pero Les Luthieres no eran un grupo de de Jevi Metal?

tequesta dijo...

que pelotudo

María dijo...

Si, que pelotudo. Pero decíselo vos que sos el hermano mayor

Romy dijo...

No se cuantas personas esten de acuerdo conmigo, pero el deseo de poder ver en vivo y en directo la escena de Marcelo intercambiando miradas y risitas nerviosas como pelota de ping pong entre Dolina y Mundstock se me hace casi irresistible. Lo suficientemente tentador para dedicarle un pequeño viajecito en el tiempo con camara en mano...
Marcelo, es un gusto poder leer nuevamente líneas suyas escritas con su entusiasmo caracteristico, me alegra ver un mejor humor reflejado en sus temas. Espero siga bien de salud.

Un beso, Romy.

tequesta dijo...

eso hice ... la circunstancial distancia solamente me dejó esta alternativa como la mas directa


sds

aporteñado tequesta

Anónimo dijo...

Creo que es algo así como un vicio del guionista, este de subestimar horriblemente a quien tenga que interpretar lo escrito por uno, desde la producción hasta los actores. A veces pienso que es porque los guionistas suelen ser las personas más cultas dentro de los equipos de trabajo, lo cual no necesariamente quiere decir QUE SEAN CULTOS, sino que muchas veces lo son en relación a sus compañeros.
Muy elocuente la anécdota, y muy divertida.
Flo

María dijo...

El vicio del guionista es, en realidad, el deseo de ser interprete o director. Es inevitable desear que nuestra criatura viva como queremos y no como ella pueda.

el Bruche dijo...

El vicio del guionista son las madalenas rellenas de dulce de leche, pero también depende del guinista.

Anís dijo...

El comment del bruche me mató :)

Anís dijo...

Ah, y señor Lacanna, no tiene perdón de dios...

EacR Cardenal Gemmelli dijo...

JUJUJUJUJUJUJ!!!! JAJAJAJAJAJAJAJA!!!! El cyber todo me esta mirando... JUAJUAJUAJUAJUAJUA!!!! Disculpenme.. es que yo no pujujujUAJUAJUAJUAJUA!! A MARCOS!! JUAJUAJUAJUA!!! Que guena estuvo esta... jiiiuu... gracias Lacanna! Muy guena!

Nadius dijo...

No sé cómo llegué acá, pero la anécdota mata, ¡sabelo!
Yo hasta el año pasado no conocía nada de Leslu (o LL, diminutivo de Les Luthiers), pero también le debo a Dolina la suerte... Y admito que Marcos no es exactamente mi integrante favorito, pero admitámoslo, ¿quién no pagaría un viaje al pasado para ver esta escena?
Pasó algo parecido en el año 2 mil algo, cuando fueron a presentar a España el libro Gerardo Masana y la Fundación de Les Luthiers (excelente libro, un poco caro pero vale la pena), así que no te sientas mal... dejo el link al video.

Nadius
FP.
¿Cardenal? ¿Es ud.? ¿El "Cardenal" de los HELFDW? ¡Mucho gusto, Núñez!... ah, no... ¡Mucho gusto, "la derrotóloga"! ^^

Epaminondas dijo...

¡¡¡JUAAAAAA!!! ¡Buenísimo, Marcelo!

Scarcito dijo...

Me quedó la mandíbula completamente acalambrada. Qué anécdota, Lacanna.
La primera vez que fui a verlos al teatro ("Grandes Hitos" en el Coliseo) tenía 11 años.
Dejé de escuchar la presentación de "Lazy Daisy" en el preciso momento en que Rabinovich dice "que era la persona, ¿y, Doña?", porque me caí al piso con todo el cuerpo sacudido por el mayor ataque de risa que tuve en mi vida.
Cuando me recuperé ya promediaba el tema.
No hay palabras para describir a LL.

Anónimo dijo...

La verdad, medio tontolín de tu parte, aún sin conocer a Les Luthiers. Pero conociendo a Dolina, y diciéndote que el invitado es un locutor, estaba claro que no era cualquiera. Era evidente que iba a saber pronunciarlo. Puede que ante la duda se lo aclares UNA vez, pero si entre ellos se ríen y se miran, estaba claro que estabas meditando fuera del recipiente. Yo en esas circunstancias, hubiera callado después de la primera aclaración.