lunes, 26 de mayo de 2008

Con los huevos pasados por agua

Yo soy un tipo de buteo lento. Así como las computadoras se toman un tiempo desde que son encendidas hasta que están listas para ser utilizadas por el usuario, yo necesito un tiempo entre que me despierto y el momento en el que soy responsable de mis actos civiles. Más o menos, una horita.

Durante esa horita de buteo, apenas puedo llevar a cabo tareas rutinarias que, a lo largo de los años, he aprendido a dominar a fuerza de repetición: cepillarme los dientes, abrir la ducha, prender la cafetera, pisar a la gata, bañarme, etcétera. Pero nada más. No puedo operar artefactos más complejos que una canilla, no puedo entender nada que intente leer y –fundamentalmente- no puedo mantener una conversación.

Bah, en realidad sí puedo. El problema es que: 1) Puedo decir cualquier pelotudez y 2) Dos horas después no recuerdo absolutamente nada de lo que haya hecho o dicho durante la fase de buteo. No estoy jodiendo. Me ha pasado de recibir llamados telefónicos apenas despierto, mantener una conversación, colgar, y olvidarla por completo cinco minutos después. Si esa misma persona me llama dos horas después, soy capaz de decirle: “¡qué hacés, tanto tiempo!", ignorando por completo el hecho de que dos horas antes ya había hablado con esa misma persona.

Más o menos como las últimas horas de una borrachera atroz, de ésas en las que al día siguiente uno se despierta sin la menor idea de lo que pasó, bueno, más o menos así es mi “fase de buteo”: no queda registro en mi memoria.

Y, claro está, es en este momento del día cuando suelo hacer cualquier pelotudez, como aceptar el cambiar de proveedor de larga distancia, opinar que el gobierno está haciendo las cosas fantásticamente bien, o aceptar la propuesta que me hizo alguien de ir a pasar el fin de semana a un spa, “para desenchufarnos después de tanto velorio, tanto hospital, tanto entierro, tanto médico”.

Por todo esto, cuando la noche del jueves pasado recibí un SMS que decía: “Preparaste el bolso?”, me sorprendí un poco. Luego de una breve investigación, descubrí que en algún momento hacía algunos días, yo había aceptado la propuesta de irme este fin de semana a un spa… ¡CON MI VIEJA!

Las reservas estaban hechas, mi vieja ya estaba con el bolsito preparado, y ya no podía volverme atrás. Mientras armaba mi bolso (¿qué mierda se pone en un bolso para ir a un spa?), no sin esfuerzo logré que la idea empezara a sonarme no tan mala. Al fin y al cabo venía de seis meses que ni el Libro de Job y venía de una semana particularmente exigente que había terminado con una intoxicación por comida en mal estado en un restorán paquete de Las Cañitas al que había invitado a cenar a dos ingleses con los que tenía que quedar muy bien. Pero ese es tema de otro post.

La cosa es que con el equilibrio emocional de Britney Spears, la salud de Amy Winehouse y el estado físico de Charly García, un poco de agua caliente no me iba a venir mal. De hecho, toda la bola ésa del sauna, la duchita escocesa, el hidromasaje y el masajeo no es me es tan extraña. En una época que viajaba mucho por cuestiones de laburo y que me mandaban a hoteles pulenta, lo primero que hacía era mandarme para el sauna o la pileta climatizada. Recibo masajes terapéuticos, reflexología podal y reiki en forma periódica y el tema me agrada al punto tal de estar estudiando para masajista. Con todo esto quiero decir que sé un poquito del tema. Un poquito.
Pero lo suficiente como para comentar mi experiencia en el spa del Howard Johnson Pilar.

Mi primer pensamiento al respecto es que tal vez yo exageré mis expectativas. Si bien –como ya dije- en una época era visitante asiduo de los saunas y las piletas de los hoteles, nunca había ido a un spa, o a un sitio que se promocionara como spa. Claro, vos me decís “spa” y a mí me vienen a la mente tremendas imágenes de enormes instalaciones, saunas con capacidad multitudinaria, piletas climatizadas como para practicar los 400 metros mariposa, tipo los baños de Caracalla, o el spa de “Astérix y el escudo arverno”.

Lo que me encontré en el Howard Johnson Pilar es, básicamente, lo mismo que encontrás en cualquier hotel de 4 estrellas para arriba en cualquier ciudad del mundo: un saunita como para cuatro personas, un saunita húmedo (baño turco, bah) como para cuatro personas, una duchita escocesa y una pileta con agua caliente tirando a chicona. Ah, y un hidromasaje que tenía menos fuerza que el bidet de mi baño. He visto el mismo saunita, la misma piletita y el mismo hidromasaje en no menos de una docena de esos edificios tipo torre. No, miento: en estos casos el hidromasaje funcionaba bien.

Básicamente, el programa de Spa Weekend, o Health Weekend o como sea que se llame esta cosa, consiste –a grandes rasgos- en que te rompen el orto mal cobrándote un platal por un par de noches de alojamiento… con acceso a las instalaciones “spa”, a las que igualmente tenés acceso si te hospedás en el hotel como cualquier turista. O sea, pagué un pastón por algo que mil veces he usado gratis. Ah, eso sí: te dan un masajito.

No había mucho para hacer. No hay mucho para hacer en un spa, mucho menos en un “spa” donde la mitad de las cosas no funcionaban y lo que funcionaba era chico. Nadar no podía. Me metí en la pileta de agua caliente e intenté nadar como no lo hacía desde 1984. La pileta era corta. Tres brazadas y te fracturabas la mano contra el otro borde. ¿Qué se hace en una pileta en la que no podés nadar? No mucho. Flotaba un poquito por acá, otro poquito por allá, y cuando ya tenía los huevos pasados por agua, salía. Me iba al sauna. Transpiraba un poco y salía. Me daba una ducha fría. Me metía en la ducha escocesa y salía. Me metía en el baño turco y salía. Y así todo el viernes, todo el sábado y todo el domingo.

El otro problema era, cómo decirlo… mi vieja. Un rápido censo de los huéspedes del hotel arrojó el siguiente resultado:

-Cuatro parejitas sin hijos
-Dos viejas, amigas entre sí
-Una pareja con cuatro pendejos insoportables que gritaban y que andaban con esas zapatillas con rueditas, patinando por el lobby del hotel.
-Un señor con gato.
-Otro señor con gato.
-Otro señor con sobrina por horas.
-Un grupo de tres amigas que parecían trillizas por haber compartido –evidentísimamente- el mismo cirujano plástico, y que tenían encima la cantidad de bótox suficiente como para embalsamar a un ciervo.
- Yo y mi mamá.

Claro. Nadie miraba a los señores con gato. Los señores con gato son de lo más normal en un hotel de las afueras de la ciudad, con spa o sin spa. Nadie miraba a las cuarentonas en proceso de embalsamamiento. No. Todos miraban a la vieja petera y al taxi boy. En las comidas era bastante molesto. Para blanquear un poco la cosa, yo cada tanto me iba a otra punta del comedor y gritaba: “¡MAMÁ! ¿TE LLEVO MÁS JUGO?”, a lo que mi vieja respondía con un: “¡SÍ, POR FAVOR, HIJO!”.

Peor.

El ser taxi boy de vieja sexagenaria está ligeramente mejor visto que el ser un tremendo pelotudo que se va a un spa con su madre un fin de semana. Llegaba a pasar mi psicóloga por ahí y me internaba por shock edípico agudo. Se me ocurrió, entonces, explicar EL CONTEXTO: si yo lograra transmitir de alguna manera todo el tema de que mi vieja quedó viuda recientemente, que además se había muerto mi tía, que además yo había estado enfermo, etcétera, etcétera, a lo mejor la cosa se hacía un poco más comprensible. Pero mi vieja se negó tajantemente a bajar a comer con velo y vestido negro, por lo que mi plan se fue a la mierda.

Bueno, suficiente. El post se hizo largo. Me voy a comer algo y a lo mejor después escribo algo cortito sobre mis nuevas adquisiciones en Amazon.com.

36 comentarios:

Gauchita Pero No Gil dijo...

Es la primera vez que paso por aca y me divirtió tu relato, cuando viajo por trabajo suelo parar en ese tipo de lugares (por lo general no acceso por tiempo a las instalaciones spa) pero siempre me pregunto, quién que no este de paso laburando, puede pagar por ir ahí específicamente... Un poco vos me contestaste esa pregunta.Gracias

Anónimo dijo...

Yo probaría con In Treatment.
Gregory ya volverá.

Gabriel dijo...

Señor Lacanna, me dirijo a usted solicitando su infinita sabiduria.
Resulta que ahora que tengo un tiempo considerable y que mi pc anda masomenos bien, estaria muy interesado en hacer una adquisicion de cierta serie de cierto medico adicto al vicodin, obviamente en "amazon.com" (guiño, guiño, guiño)
Asi que estoy necesitando su ayuda para que me recomiende algun programa en particular y alguna fuente en particular para "conseguir" la serie completa de este señor House (Seguimos hablando de Amazon.com no ? Perfecto, queria estar seguro, Guiño). En fin, si me puede dar una mano, estaria infinitamente agradecido, y totalmente enviciado con la serie, pero eso ya es otra cosa.

Demas esta decir que sus anecdotas me hicieron reir a montones.

Mas alla del calvario del "spa" espero que el break le haya sentado bien !

Saludos Lacanna !

Naty dijo...

Es mejor dar respuestas incoherentes dos horas por día, que durante toooodo el día. Experiencia le digo.

Asi que sos de si fácil, eh??

Interesante.

Muy interesante.

(los desmanes sexuales se los dejo a mis compatriotas...)

L@U dijo...

Yo sigo en mi fase de buteo pero me desperté de golpe con lo que me hiciste reír! Jajaja
Pero ninguna de las amigas estaba como para ponerle un poco de onda al spa?

Juannn dijo...

Je, yo en un período corto de mi adolescencia también fui asiduo de los saunas.

tequesta dijo...

a vos nomás se te ocurre ir con tu vieja a un espá!!!!

leo y releo "señor con sobrina por horas" y no logro descubrir si es cierto o irónico, podés explicar?

una caminata por algun lugar tranquilo de las sierras de cordoba creo que hubiera surtido 10000 veces mejor efecto ... y sin parecer un taxi boy!!!!

al que quiera, le puedo pasar una dirección de mail de una gente que vende series (a la que le compré lost)

sds

tequesta

Renegado dijo...

Yo creo que no iría con mi vieja a un spa un fin de semana bajo ninguna circunstancia. De pedo si podemos convivir civilizadamente los domingos cuando viene de visita (uno cada dos meses mas o menos). Es muy hinchapelotas. Y yo soy muy poco paciente.
Se ve que Ud. es un buen muchacho.

Renegado dijo...

Yo creo que no iría con mi vieja a un spa un fin de semana bajo ninguna circunstancia. De pedo si podemos convivir civilizadamente los domingos cuando viene de visita (uno cada dos meses mas o menos). Es muy hinchapelotas. Y yo soy muy poco paciente.
Se ve que Ud. es un buen muchacho.

El Vasco dijo...

Si no se entiende "Senor con sobrina por horas"... Estamos mal.

Naty dijo...

Yo le hago de sobrina por horas y va a ver, Laca, que bueno es irse de spa con la familia... aunque nada funcione como debe ser.

Vasco, lo que pasa es que no estamos acostumbrados al doble sentido... somos gente mooooy literal, sabe?

María dijo...

Ya que Naty iba a dejarnos los desmanes sepsuales a Zorra y a mi (intuyo), allá va uno, suavecito como para no asustar a la madre del señor: Una vez viví la experiencia de convivir con un señor de buteo lento, como usté. Y pude comprobar que el cerebro funciona lentamente, no así otras partes de la anatomía. Hecho del cual usé y abusé.
Y acá, perdiendo el tratamiento formal, declaro: Marcelo, si te agarro medio dormidito, no sabés lo que te hago .............



(Acá estuve a punto de autocensurarme, porque a mi blog lo lee mi señor padre, y comprendo su situación, pero usté necesita un levantamiento de ánimo, y para eso estoy, corazón)


¡Te pego tal refregada, que te cambio los pelos de lugar!

He dicho

nennella dijo...

Ah! "Booteo"!!

tequesta dijo...

tonces, fetivamente, quería decir lo que yo pensé en primerísima instancia ... pero como a veces le descónfio a mi cabeza, por eso pregunté

renegado ... si ud dice que su madre es hinchapelotas, está en todo su derecho, pero habría que preguntarle a ella que opina de uds, si todo el tiempo dice las cosas dos veces, no le parece? (guiño guiño, jiji)

y sobre el tema de hinchapelotismo de las madres voy a decir lo siguiente: mi vieja es lo mas grande que hay y eso es incuestionable ... siempre y cuando mantenga la prudencial distancia de 100km que nos separa y nos veamos cada 15 días, el tiempo que dura una comida civilizada

sds

tequesta

GuilleX dijo...

Concuerdo con Tequesta (por obvias razones); más siendo el nene, aunque es más probable que si fuese el mayor me rompería infinitamente más las bolas.

En cuanto a los Spa, la verdad que no tengo ni puta idea. No sería más barato y... "fructuoso" buscar una de esas "Sobrinas por Horas" pero a domicilio? O mejor, salir a levantarla por ahi a algun bar... con una remera negra... un vaso de Whisky... y haciendose el escritor de un One Hit Wonder?
Imaginelo: "ey... vos sos Lacanna no?"... y usté para sus adentros... con medio litro de Juancito Caminador 12 pulgadas corriendo entre sus venas ya se armó la mejor orgía que haya tenido en AÑOS

Ehm..

Me fui a la mierda

Perdon



Adeu

Naty dijo...

Guillex, con sólo poner un "¿Quién viene a casa?" en este mismo espacio, le digo que este señor se arma la fiesta tranquilo tranquilo.

Se la hacemos fácil, eh? (por eso se hace el dificil, je)

Zorra dijo...

Nunca fui a un spa. Soy carenciada.

Nunca me imaginé que leería la palabra "Petera" en este blog.

El post lo leí ayer y recién caigo de que los hombres con gatos no eran tipos que llevaron a sus mascotas. Aún me queda algo de inocencia.

Lo violo en todos los baños de nacionalidades varias habidos y por haber, sépalo.

tequesta dijo...

ay ay ay zorra ... ud no aprende mas, no?

tequesta dijo...

además, zorra, ahi está lo bueno de marcelinho, siempre sorprende con algo, siempre

(perdón, estoy en período de buteo, por eso dos comments seguidos)

strummer dijo...

¿Porqué TODOS los gatos usan botas? ¿Es alguna especie de uniforme del gremio?

María dijo...

Ay, ay, ay.... zorrita lo viola abruptamente, y todos se lo festejan. Yo, que tengo la sutileza de agarrarlo dormidito y hacerle un trasplante capilar generalizado, soy ignorada. Mire Tequesta, queria proponerle, antes de concretar la refregada con Marce, practicar con usté, pero deje... ya conseguiré otro conejito de indias

Zorra dijo...

Perdón, Teques... Pegame y llamame Inocencia.

Lacanna, por si no le quedó claro: Lo parto, le doy con ganas durante 48 horas, paro, me tomó un té y le doy cuatro días más.

Naty dijo...

Son unas sacadas las dos, pero por favor, controlaos!!! si siguen así, se nos asusta Lacanna y perdemos todos... más sutileza, mierda carajo puta!!

y si le das a Tequesta me lo dejás en paz a Paco, Maria!

¿Dónde dice petera? DONDE ME NOMBRAN?????

Zorra dijo...

¿Ser sutil a estas alturas? Te digo que se me es más fácil aprender alemán.

Digo... es sabido que le entro a Lacanna con más ganas que a un tostado de jamón y queso.

Gabriel dijo...

Voy trayendo el barro ?

Esto se esta poniendo bueno!!!

Jajaja

Señor Lacanna intervenga por favor !xD

"Pegame y llamame Inocencia" ...

Me hiciste morir de risa Zorra.

El Vasco dijo...

Esto se esta degenerando, dijo la gora, alcancenme la bombacha que me voy.

Romy dijo...

Jajjaja yo sigo muriendome de la risa con lo de "recién caigo de que los hombres con gatos no eran tipos que llevaron a sus mascotas"...las sutilezas tambien tienen lo suyo chicas, sino fijense en este aviso parroquial que JURO lo vi en la cartelera de una iglesia cerca de mi casa: "El proximo jueves, a las cinco de la tarde, se reunne el grupo de las mamas.Cuantas señoras deseen entrar a formar parte de las mamas, por favor, se dirijan al parroco en su despacho"...

tequesta dijo...

ieaaaaaaaaaaaaa !!!

murra de rebote para mi!!!!!!!!!!!!!

vamu numáaaaaaaaaaaaaaa

yo sabía que la interné, mas tarde o mas temprano, me iba a brindar una satisfacción mas allá del onanismo!!!

Zorra dijo...

Me debo a mi público (Buiiiiina)

¡Chicas! ¡Chicas! Vamos a la casa de Lacanna (Como si supiéramos dónde vive) vestidas de Sailor Moon y lo rodeamos de pechugas... y no de pavitas justamente.

(Hoy estoy ssssheee caliente)

GuilleX dijo...

Uhhhhhhhhh como salpica la murra por acá eh?

A ver... me quedo un rato más...

A lo mejor.......................

Naty dijo...

¡¡¡Al Guillex me lo quedo yo!!! CANTE PRI!

Con Maria tenemos cierta idea del lugar habitado por Lacanna... o por lo menos eso creemos. Bué, no sé. La idea es ir barrio por barrio al grito de "LACANNNNNNNA", hasta que alguien conteste, de ahi a la murra, un solo ascensor.

Al final, la gata tiene nombre??? Nunca supimos.

Zorra dijo...

GuilleX yo quería darle... pero bueno, cantó Naty así que sólo lo voy a recordar antes de dormirme.

Gabriel dijo...

Esto se fue a la garza!!!

Este coso se esta convirtiendo en un chat con propuestas mas que indecentes !!!


Sutil se quedo afuera de la joda !!!

Murra y apo apo para todos !!! xD


PD: Señor Lacanna yo que usted iria contratando seguridad privada para el hogar, e incluiria en el contrato proteccion contra ninfomanas vestidas de sailor moon.

Naty dijo...

Le damo' a Gabriel también, caracho!!!

Acá hay pechuga para rato!!!

Ma' que Seilor Mun ni ocho cuartos, yo me visto de Puca!!

María dijo...

Tequesta, no se entusiasme y lea bien ( se nota que los años no viene solos) Dije que ahora NO le doy. Ya que se hace el admirador zorristico. pero bue, a esta altura me da como lástima, asi que... venga
Pero ahora tendrá que sacar turno, ya que Marce está primero ( of course) Y tengo que pelearle a Paco a Naty.
Además se sumó su hermanito ( que, como todos saben, la carne joven tarda más en pudrirse) yesto se puso interesante.
Piano piaqno se va lontano....
( pero no se salva)

tequesta dijo...

ah no, por lástima no

deje numá

y ese NO lo inventó reciencito, arriba no tá