martes, 15 de abril de 2008

ServIcio Técnico Sony Argentina SA (II)

En el día de hoy, y apartándome un poco de los temas que este coso suele tratar (si es que este coso trata sobre tema alguno; no lo sé) voy a permitirme compartir con la audiencia –especialmente con los integrantes más jóvenes e inocentes de la misma- una verdadera noción de vida; un auténtico consejo respaldado por la experiencia vivencial de un hombre de 35 años, una verdad bíblica; una revelación.

No, no tiene nada que ver con El Secreto, ni con la Ley de Atracción, ni con el Padre Rico, Padre Pobre, ni con el “hágase rico ya”, ni nada de eso.

Es algo más serio, y mucho, mucho más útil.

Escuchen bien y nunca, pero nunca, olviden esto:

(Vamos a adoptar un tono solemne, medio evangélico; a ver si me sale)

“Quienes viváis en la República Argentina, jamáis en la reputisísima vida de Dios confiéis en el Servicio Técnico o la Atención al Cliente de cualquier cosa que habéis compradois en el país. Jamáis de los jamaises tomad en cuenta la promesa de una garantía de uno, dos, o seis años como un factor a considerar a la hora en que toméis la decisión de adquirir un producto. Nuncais en vuestra recalcadamente puta vida aceptéis una garantía extendida. El hombre sabio sabrái que en el mismo momento en que cruza la puerta de salida de una casa de computación o una casa de venta de electrodomésticos, estará solo y desamparado, a merced de los demonios y no habrá Dios que asista al pobre hombre sabio a partir de ese momento, y sólo habrá dolor y rechinar de dientes. Abrigad esta enseñanza en vuestros corazones y… no digo que seréis felices, no… Pero tal vez os ahorraréis una úlcera duodenal y una fortuna en clonazepán. Ahora, podéis ir en paz”.

Analicemos, hermanos, esta enseñanza. Veamos qué nos quiere decir el profeta en sus palabras.

El profeta quiere decir, ni más ni menos, que se caga en todos los servicios técnicos y las oficinas de atención al cliente de toda empresa que opere en la Argentina, en sus responsables, en sus empleados, y en los antepasados y descendientes de sus responsables y empleados. El profeta también nos advierte en su homilía, que jamás en la vida tomemos en cuenta el “bueno, pero tiene garantía”, a la hora de comprar algo. Si alguien le ofrece traerle algo (un artefacto electrónico, por ejemplo) del exterior, que nadie sea tan inconmensurablemente pelotudo como para decir: “uh, no, ¿y la garantía?”.

Resulta que el profeta se compró, hace cuatro meses y medio, una Sony Vaio. Y la compró por derecha. No se la trajeron del exterior. No la compró a un pirata del asfalto. No, la compró en una reconocida cadena de venta de artículos de computación cuyo nombre comienza con “C” y termina con “ompumundo”. Quiso el profeta, en ese mismo momento, ampliar la memoria RAM del artilugio a 2GB (siendo que la computadora en cuestión venía con sólo 1GB). El vendedor le dijo que eso le costaría unos $150 más, pero que justo en ese momento no tenían, qué barbaridad, pero bueno, que volviera la semana que viene y que se la iban a instalar sin cargo (sin cargo de instalación, claro está), y que no iba a haber ningún problema, porque sólo era cuestión de instalar una memoria de 1GB en el slot libre (el otro –supuestamente- estaba ocupado por la otra memoria de 1GB. El profeta (muy boludo él) se llevó su computadora para regresar una semana después a por su gigabyte extra de memoria, a $150.

Una semana después volvió el profeta con su flamante computadora portátil. El vendedor que lo había atendido la semana anterior, no estaba (se enfermó, estaba de licencia, se desmaterializó, no sabemos), y ahí se entera el profeta de que la cosa se había complicado. Su computadora tenía –efectivamente- 1GB de memoria pero en dos partes de 512 MB cada una. Vamos a hacerla corta, porque los que saben de lo que estoy hablando ya entendieron cuál es el problema, y los que no saben de lo que estoy hablando no lo van a entender ni aunque les haga un dibujito, así que: tuve (perdón, el profeta tuvo) que pagar $359.98 en concepto de 2 (dos) MEM RAM 1GB SO-DDR2 KINGSTON, a $179.99 cada una, más 45 pesos en concepto de… ¡"instalación de memoria RAM”!, al tiempo en que le entregaban las dos memorias de 512 MB, nuevecitas, con sólo una semana de uso. El profeta –que ha sido dotado por el Altísimo con un vocabulario amplísimo y una vasta creatividad para elegir las palabras más altisonantes- interrogó a quien lo atendía acerca de “¿qué mierda hago yo ahora con dos memorias de 512 que tienen menos de una semana de uso”?

-Y… las puede vender en Mercadolibre…- respondió el acólito del demonio.

El profeta hizo un comentario acerca de aumentar en un 1GB la memoria anal del vendedor, pero –hombre de paz que es, al fin y al cabo- se retiró del establecimiento.

Pero la parábola sigue… Vaya que sigue…

Poco más de tres meses después, la batería de la todavía flamante Sony Vaio del profeta se muere. Así nomás. Falleció. “No se detecta ninguna batería”, decía el artilugio. Luego de cumplir con todos los procedimientos harto conocidos (apagar la máquina, sacar la batería, volver a ponerla, reiniciar la computadora, etc.), la batería seguía muerta. No es que estaba descargada: no existía. La computadora funcionaba sólo conectada al transformador; si se desconectaba el pituflo, la computadora se apagaba instantáneamente, como cualquier computadora sin batería, claro.

El profeta empieza a dudar de su fe y comienza a requerir de una ayuda un poco menos divina pero tanto más efectiva, como unos 4mg de Rivotril. Y ahí es donde decide llamar al servicio técnico de Sony Argentina SA, que tiene el servicio de contestador más irritante que el profeta haya experimentado jamás, donde te hacen perder cinco minutos diciéndote que ”si quiere saber más sobre la política de privacidad de datos de Sony Argentina, diríjase a hache te te pe dos puntos barra barra ele a punto sony punto privacy punto la puta madre que te remilrecontraparió punto si todavía seguís ahí esperá un rato más que ya te atendemos punto com”.

Después de veinte minutos en los que “todos nuestros operadores están ocupados, su llamada es muy importante para nosotros, por favor aguarde”, me atiende una minita.

-¿En qué puedo ayudarle?

Claro, el profeta –en condiciones normales- le habría respondido que podría ayudarle haciéndole obtener un orgasmo por simple estimulación verbal, pero como para esta altura ya iba por los 16 mg de Rivotril, logra balbucear algo como:
-Mibat… ería… noanda… Garantía… Garantía…

-Muy bien señor… Debe traer usted su equipo completo, computadora, batería, cargador, stickers, caja, factura de compra, la ropa que estaba usted usando el día que compró el equipo a Sony Argentina SA y tendremos su equipo en evaluación durante 48 horas para diagnosticar su problema…

-Bería… Batría… Batería… Esh la batería… Me dan una nueva y listozzz…
-No, señor. Tenemos que hacer un diagnóstico completo y un testeo a fondo para ver si la causa del problema proviene de otro lado.

Así fue que el profeta se preparó para un fin de semana (por lo menos) sin su herramienta de trabajo, su centro de entretenimiento personal (el profeta no tiene TV sino que sólo consume películas, series y documentales “comprados en Amazon” en su moderno monitor LCD de 24”), y hasta sin su centro de estimulación sexual, por lo que se dispuso a vivir como un amish por unas 48 horas.

Pero eso no es todo. El profeta leyó por ahí que Sony Argentina SA no reconocía la garantía de quienes hubieren osado desinstalar el Windows Vista. Como se sabe, el profeta no podía trabajar con ese videojuego con pretensiones de sistema operativo que se ha dado en llamar Windows Vista, así que a menos de dos días de haber comprado su Sony Vaio reconchaformateó la computadora para instalar una versión de XP decente. Pero como debía llevarla a Sony Argentina SA, el profeta tomó la precacución de volver a reconchaformatear su Sony Vaio y reinstalar el Windows Vista usando los discos de recuperación de Sony Vaio, incluyendo las tres toneladas de pelotudeces que Sony Vaio te preinstala en sus computadoras, desde el Adobe Photoshop Elements Trial Very Limited Almost Unusable Version, hasta unos videos de demostración que pesan cincuenta mil megas, y que te dejan el disco rígido con espacio apenas suficiente como para escribir un post para el blog en notepad. Y no mucho más.

Todo un sábado (día dedicado al Señor, según el judaísmo) y todo un domingo (día dedicado al Señor, según el catolicismo) pasó el profeta dedicado a reinstalar toda la bosta ésa, sus updates, sus upgrades, sus patches, y sus service packs.

Fue el profeta portando una valija conteniendo su computadora, su cargador, sus papeles, sus cajas, sus facturas, sus resúmenes de la tarjeta de crédito, sus análisis de sangre, la vestimenta que usó el día que compró la computadora, su fe de bautismo, y las impresiones de los emails en los que el profeta intentaba registrar su computadora con Sony Argentina SA pero la empresa desconocía estar vendiendo ese producto, lo que motivó una respuesta personalizada de parte de un representante de Sony Argentina SA en la que reconocía que el registro era básicamente una treta para hacerse de direcciones de email para mandar spam, cosa que fue tratada en otro post de este mismo coso.

Voy a Sony Style Solution Center Argentina SA y por suerte la minita que me atendió tenía un coeficiente intelectual superior al de un mocasín, por lo que me dijo: “Ah, espere… Si es la batería no tengo que ingresarle (secuestrarle) todo el equipo. Déjeme ver si es la batería y si es así, se lleva la computadora y nos deja sólo la batería”.

“¡Vamos, todavía! ¡Es lo que le dije a la imbéc… a la chica que me atendió por teléfono”, pensó el profeta.

Pero el profeta prefirió llamarse a silencio.

La minita probó otra batería en mi computadora (perdón, en la del profeta) y dictaminó que, efectivamente, el problema estaba en la batería. Así que permitió al profeta llevarse su computadora (que al fin y al cabo podía funcionar conectada a la red eléctrica, aunque ignorando su condición de "portátil"), y le dio al profeta una tarjetita con un número de trámite para consultar el estado del servicio de reparación / reemplazo.

Casi una semana después…

Todos los días, el profeta llama. Aguarda treinta minutos escuchando que ”si quiere saber más sobre la política de privacidad de datos de Sony Argentina, diríjase a hache te te pe dos puntos barra barra ele a punto sony punto privacy punto la puta madre que te remilrecontraparió punto si todavía seguís ahí esperá un rato más que ya te atendemos punto com”. Después de veinte minutos en los que “todos nuestros operadores están ocupados, su llamada es muy importante para nosotros, por favor aguarde”, lo atiende una minita, que, pese a que se le proporciona el número de trámite emitido por Sony Argentina SA, reacciona como si ella en realidad trabajara en Metrovías y le estuviéramos llamando por la colisión de un asteroide contra la estación espacial internacional.

-¿”Sony BAIO”, me dijo?
-"Vaio”, con V corta...
-Ah, y es por un presupuesto...
-No, se supone que está en garantía…
-Ah… Déjeme ver… (10 minutos después) Sí, está en garantía… pero el repuesto no llegó… Más o menos en 72 horas…
-Pero es una batería. Una batería de una computadora que ustedes están vendiendo en este mismo momento. Lo que se diría un producto de última generación. No es que estoy reclamando un repuesto de un producto del año 89, que –sospecho- podría adolecer de algún déficit de stock...
-¿Eh?
-Que me des una batería de una compu nueva. Porfis. Y gracis. Andá a mirar “Chiquititas”.
-Noooo… No puedo… Es un repuesto… Y viene del depósito central…
-¿Nadando?
-Por favor, llame mañana.

Bueno, basta. Ese post ya fue muy largo. Y muy nerd, como sé que algunos van a decir. Pero es MI coso, y lo uso para quejarme de lo que se me antoje.
Lo único que les digo, resumiendo, es esto:

Si alguna vez confían en una marca internacional (“Sony”, “Panasonic”, “Apple”, “IBM”), fíjense si en los papeles de los productos que compraron dice “Sony ARGENTINA SA”, “Panasonic ARGENTINA SA”, “Apple ARGENTINA SA” o “IBM ARGENTINA SA”. Si es así, sepan que ni Sony, ni Panasonic, ni Apple, ni IBM darán un centavo por su satisfacción al cliente. Porque por algo agregaron "ARGENTINA SA". Sepan que estas prestigiosas empresas internacionales han sido estafadas por argentinos que ganaron –por sorteo, licitación, coima o favores sexuales- la representación de tan prestigiosas marcas.

Y no se quejen.

Buenas noches.

(PD: Me falta un temita con Microsoft ARGENTINA SA, pero me parece que esto ya es muy largo. Lo hablamos mañana. )

21 comentarios:

María dijo...

Marce, marce.... tomese un tinto y ...múdese. La solución a los problemas computadoriles es tener una casa de computación de confianza de verdad. En el pueblo una de mis más amigotas es dueña y señora de una, y no sólo consigue buenos precios, sino que le saca el Vista y le instala XP de una, va a tu casa a solucionarte las cosas lo más gratis posible, charla de fútbol ( es hincha de Sanlorenzo, pero nadie es perfecto) te presta la Gilera chopera para pasear y paga la pizza casi siempre. eso si, no ceba mate y se apropia del control remoto en la casa de quien sea. Pero jamás de los jamases te caga con las compus.
Mudesé al 9, y vaya a Santa Fé entre San Martín y Mitre a comprar chirimbolaje.
Y exhale
Y relaje, que si se resiste, es peor

Naty dijo...

¿No se dice "electrodomesticois"?

A mi re regalaron una portatil relinda, re Vista, re todo... me la robo mi madre previendo muchos controlaltdilit de mi parte. En casa utilizamos una que controla un microsofista de ley, por lo tanto, está superrecontrabien mantenida.

Por eso, cásese con uno de Microsof y olvídese!!

A mi me gusta el Vista... tiene chirimbolitos divertidos y soniditos y jueguitos y esas cositas que plop! salen d la nada... muy divertido

(Nótese el lenguaje técnico utilizado: en casa de herrero, cuchillo e' palo!)

Ticher dijo...

yo me compre una acer, afuera, con garantia global.
Se me rompio el enchufe de la bateria, no la bateria, no la maquina, el chirimbolito que se inserta en la computadora para q detecte q esta conectada. Por supuesto, fui y pedi q me cambien el chirimbolito o el cargador completo en su defecto. Pero no.
Basicamente demoraron 15 dias para finalmente decirme "su problema es que esta roto el chirimbolito, asi q tome este cargador nuevo"

Kike dijo...

Me dio risa lo de Naty, aquello de "microsofista"... digo, remontándonos a los griegos. ¿Me deja usarlo?

tequesta dijo...

hay que irse a vivir a paraguay

Naty dijo...

Kike, usemenló, por tierno...

Que pregunta linda.

Juannn dijo...

Saludos Lacanna.
Aprecio esa habilidad de llevarnos de la furia a la hilaridad en la misma línea.

1- Yo de computadores sé lo que de aviación. O sea, que sirven para viajar de un país a otro, tomar whisky y robarse las mantas (de los aviones). Y así todo, sé que jamás tendría que tirarme a una Vaio. Usted me lo confirma. Si de PC se trata HP. Sin dudarlo.

2- Es tremendo lo que cuenta. Claramente todo lo que diga “ARGENTINA” es una poronga. Y espero no se me acuse de alta traición a la Patria, Dios y D´elía. Pero desde pagar una factura vencida hasta sacar una entrada para Los Pericos, todo es complicado. Todo tiene que ser analizado, revisto, considerado, evaluado. No sabemos resolver. Y somos una suerte de chimpancés que a cambio de un favor sexual (vamos, un polvito) hipotecamos hasta la casa materna.

3- El diseño del servicio de atención al cliente de tooodas las compañías es más sádico que el primer boceto de la Naranja Mecánica. Una vez llamé a Citibank porque el e-resumen me decía cualquier cosa. Obviamente no resultó. Cuando me apersoné al Bco. me mandaron a un rinconcito en donde había un telefonito para que llamara a Citiphonebanking. “Pero vine para hablar con un humano le dije a la señorita que probablemente semanas después ingresó para un puesto similar en Sony Argentina”. “Ehhh, sí, sí. Llamá por aquel telefonito. Graciasss.”

Ahí se ven.

Naty dijo...

En conclusión: Juannn tiene una HP, no sabe de aviación, le gustan Los Pericos, hipotecó la casa de la madre por un polvito, tiene una cuenta en el Citi, vio y/o leyó la Naranja Mecánica, no sabe resolver problemas fácilmente. Se complica con las cosas. D'Elia no le cae bien y quizás sea un traidor de la Patria pero todavía no lo sabe. y le gusta el whisky, creo.

Quiero ser tu amiga, Juannn.

María dijo...

Lacanna, la naty le ganó de mano con eso de comentar comentarios. Es más, yo redundo sobre el tema porque comento sobre el comentario de la comentadora...y asi hasta el infinito.
Perdón. Es la hora y el humo de Buenos Aires que no me deja pensar bien. Esto en el pueblo no pasaba... En cualquier momento me vuelvo.
A propósito, juannn: después del análisis de la Naty, yo también quiero ser tu amiga

tequesta dijo...

acerca del primermundismo y culodelmundismo ... alguien sabe si en otro lado los servicios de atención telefonica son tan mierdos como acá?

por ejemplo, hace mas de un mes que quiero comprar un teléfono en CTI (por una cuestión del plan que tenemos, me es mucho mas barato comprarlo directamente a ellos, pero via telefonica) ... resulta que después de las horas perdidas esperando que me atiendan y lograr pedir el telefonito de porondanga que quiero te dicen "lo van a llamar de el servicio de venta en xx horas hábiles" ... resulta que mas o menos le pegan en el tiempo que te llaman ... pero te llaman UNA sola vez, si no atendes, cancelan el pedido, y hay que entrar de nuevo en el circuito ... el otro día llamé para reclamar (la 3era vez) y me dicen "ah si si, fetivamente, llaman una sola vez" ... siguiendo los pasos del profeta y en vez de mandarla a la recalcadisima conchadesumadre le dije "podés poner por ahi que si no atiendo, me vuelvan a llamar?" "si si, como no, me dijo" y después de esperar las interminables horas habiles, logré que me llamen una primera vez que por suerte pude atender ... y ahora si, en unas 48 horas solares me va a llegar el fakin telefonito

eso si, te atrasás 45 minutos en el pago de la factura y te mandan un B29 cargado de abogados para demandarte hasta la medula espinal por no pagar

sds

tequesta

(gracias por propiciar la catarsis)

Kike dijo...

Uhhh... ¡la Naty me contestó, la Naty me contestó! ¡¡Y me dijo que soy tierno!! Ay, hoy no voy a poder dormir.

Ay, Kike, no te emociones, no te emociones... no sus encantos no te sedu...

Kike dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kike dijo...

Tequesta:

Para responder tu pregunta de si los servicios de atención al cliente eran así solamente en la Argentina:

1) Entra a mi blog y encontrarás algunas (lamentables) anécdotas (busca algo que se llama "Odisea bancaria [I, II y III]", y también "El home-run de la identidad" o algo así).

2) Tengo entendido que en tu país a CTI la compró Claro, que también hay en el mi país (Perú). Este es un buen ejemplo. ¿Es mala Claro? ¿Cumple la regla de probar en sus servicios de atención al cliente técnicas de tortura psicológica que luego serán usadas en Guantánamo? Tal vez sirva si digo que contra Claro tengo un proceso en el organismo nacional regulador de las telecomunicaciones y una carta escrita al periódico.

3) Una amiga argentina que sabe que Claro lleva ya algunos años en el Perú me preguntó qué debía esperar de Claro ahora que llegó a la Argentina. Le respondí lo siguiente:

«Aquí vino TIM, una empresa italiana. Con una campaña muy agresiva, pero todavía respetuosa, popularizaron los celulares y los
pusieron al alcance de todos. Rápidamente se encontraron con que habían crecido demasiado. Sin embargo, por alguna razón extraña vendieron y se fueron del Perú. La empresa la compró Claro, perteneciente al grupo América
Móvil, quienes hicieron crecer el número de usuarios aun más, lo cual ---a mi juicio--- es su principal problema. Como dice un amigo mío, provocaron un crecimiento neoplásico.

»Como Telefónica no se quiso quedar atrás, se desató una guerra publicitaria salvaje. No me extrañaría que un día tuviera su propia entrada en la Wikipedia como "la guerra de celulares peruana". En fin, la guerra la sufren siempre los inocentes, y esta vez no fue diferente. Como dice un amigo mío (otro, que estoy rodeado de amigos con frases célebres): "No peleen entre cacas, que salpica" (con perdón).

»El resultado es que ambas empresas tienen juntas tantos usuarios, que es imposible que puedan dar buen servicio a todos. No solo estoy hablando de su servicio de atención al cliente, que es obvio que está al borde del colapso, sino al servicio de telefonía móvil. Para ser sincero, ahora está funcionando bien: las llamadas se establecen, la mayoría de mensajes de texto llegan a su destino, etc. Pero nunca faltan los errores en las promociones, la tozudez de sus empleados y las publicidades cuasi-engañosas. A eso súmale la gran frustración que sentimos todos los peruanos cuando en los dos últimos temblores fuertes que hemos tenido (uno de ellos el terremoto del 15 de agosto, y el otro el de hace dos semanas), las comunicaciones celulares cayeron por completo, hecho que fue investigado por el propio congreso de la república, y que ha quedado olvidadamente impune».

Mi amiga me respondió aliviada: "Ay, qué alivio. Creí que sería algo peor de lo que ya es. Acá, en Argentina, ya conocemos lo que describís :-))) Entonces, todo va a seguir como estaba".

Salud.

tequesta dijo...

che ... marce ... eu ... ey ... dejá el teléfono ... dejá nomás de escuchar el tirutirutiru de la musiquita de la espera de la atención telefónica de Sony ... dale ... dejá de joder y perder el tiempo ... enchufá la norbuk así numá y escribite algo pulenta

che ... medio escasos los 12 cap de californication, no te pareció?

Moe dijo...

Yo tuve un episodio algo psicodélico con una atención al cliente por un temita de empanadas.
La pregunta es: Si claramente no están capacitados para atender al cliente, ¿para que ponen esos 0800?
¿O acaso a mi alguien me ve intentando recomponer al rompehielos Irizar?

Naty dijo...

Para perder el tiempo con estilo, Moe... o me vas a decir que preferís trabajar o vivir a estar colgado del teléfono.

Pss, nadie entiende nada...

(problemas con el teléfono... 5 horas con la musiquita pedorra de Personal talandrándome la oreja, para que me digan que "La línea a sufrido inconvenientes, llamenos mañana, gracias, chau, que te garúe finito"...)

María dijo...

Che, Naty, perdon que haga publica esta charla, pero ALGUIEN TIENE QUE RESPONDER...
¿Te contestó Lacanna el mail ese que le mandamos? Por que viste que una vez dijo que los minirrepo los respondía rápido, y que le encantaban....
Encima, nosotras, ilusas e inocentes, le contamos cosas nuestras...
Me parece que entró a trabajar en el servicio de ayuda al cliente bobo de sony, o en el coso de reclamos empanaderiles que tanto a jodido al amigo Moe.
¡Lacanna, no se haga el oso!
El pueblo ( o sea yo y la Naty) queremos saber de usté!

Kike dijo...

¡Yo también me autoproclamo parte del pueblo! Yo también le escribí por privado al maestro y nunca me respondió, denuncia que hice oportunamente pública (ante una afirmación tajante del autor del coso en el sentido contrario) por ahí. Ustedes digan cuándo y me voy a la Argentina con mis pancartas para para voltear Volkswagens, romper cajeros electrónicos y quemar llantas.

¡El pueblo unido!

Naty dijo...

No... no respondió. ya me había olvidado, che.

Pero son malos malos, Uds... hace 4 días que está respondiendo mails!!! Imagínense la cantidad que tiene!!!

Que gente intolerante, viejo.

Kike dijo...

Uh... María, anota: creo que la Naty ya no es parte del pueblo. Por lo menos no de este pueblo. Salud.

Tatán dijo...

Que loco esto es como un chat en un posteador, al final se desvirtuó y no me acuerdo que quería poner. En fin, en Florida y viamonte en un galería hay un sótano, donde esta el service oficial de Sony, y son japoneses hasta los que te atienden, en ellos son los únicos en los que confío. Por otro lado comprar en casas de electrodomésticos no es confiable, sobre todo por sus vendedores, que son gente que se viste de traje y se peinan con gomina pero no saben ni vender ni lo que te están vendiendo. Asi que, en fin, para comprar hay que asesorarse con gente que sabe, no con esos empleados tipo McDonnalds que venden cosas electrónicas como si fuesen productos de almacén y que lo unico que quieren es vender hasta llegar al cupo mensual asi cobran su incentivo (que no te digo cuanto es porque sino lo vas a buscar a ese hijo de remil putas y hasta cagarlo a trompadas no parás). Por otro lado, no estaba enfermo el pibe, los rotan para que no vaya la gente como vos a cagarlos a trompadas y los encuentre.