viernes, 19 de mayo de 2006

El Efecto Podeti

La inesperada e inmerecida mención de este blog que ayer hiciera Podeti en el mejor weblog del mundo, me ha traído más de 300 visitantes nuevos, 1000 "hits” o “pageviews”, una veintena de mensajes (entre “comments” y mensajes privados a mi email) y la tremenda responsabilidad de tener que escribir algo digno de semejante publicidad dentro de las próximas 24 horas.

Sospecho que esta tarde voy a tener tiempo de publicar un par de cositas que tengo en mente (sí, una de ellas tiene que ver con una manía de TODOS los chefs del Gourmet.com; ando medio obsesionadito con eso), pero mientras tanto voy a decir algo sobre el señor Podeti.

Yo no sé nada sobre humorismo, pero sé un montón sobre lo que a mí me hace reír. Y tengo para mí que el hacer reír es una tarea dificilísima. Hacer llorar es más fácil. “Uno pica una cebolla y se pone a llorar; tráigame usted una hortaliza que me haga reír”, dijo Fidel Pintos.

Y de entre todas las formas del humorismo, creo que el humor escrito es el más difícil. En el cine y la televisión, la imagen ayuda mucho. En la radio, los sonidos, las entonaciones o un simple “hablar gracioso” también complementan.

Pero en el ejercicio del humor escrito te sacan hasta el banquito, y sólo tenés dos herramientas: las veintipico letras del abecedario y un papel (o una pantalla de computadora).

Yo creo que Esteban Podeti es uno de esos monstruos que nacen muy de cuando en cuando. Y no lo digo ahora, sino que lo decía ya hace más de doce años, cuando Podeti publicaba Vito & Fiona en una revista en la que yo trabajaba. Tengo testigos de esa época que me oían decir: “Este pibe es bueno en serio”. Años más tarde compraba la revista Internet Surf sólo por la historieta de Podeti: el primer y único tipo en todo el mundo que me hizo REÍR haciendo humor sobre Internet y computadoras (después, tal vez, Scott Adams, pero no estoy tan seguro).

Quiero terminar con una definición sobre el humor inteligente que diera Alejandro Dolina hablando sobre Woody Allen: me hace “sentir esa felicidad del halago que le hacen a la propia inteligencia”.

Eso es lo que hace Podeti.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Marcelo,

Ya que nombrás a Scott Adams, no está de más linkear a su blog, que está cada día más fumado.

El Bruche dijo...

Marcelo (convengamos que dirigirme a vos, con el nombre de pila y así, en forma de tuteo, la primera vez, es un tanto salvaje, pero justamente por lo que voy a escribirte me siento en derecho para hacerlo, aunque de lo que estoy seguro es sobre lo fuera de lugar de este paréntesis tan extenso antes de iniciar el comentario,pero bueno, que uno a veces no sigue las reglas del protocolo, y como no la tengo cerca a Chiquita Legrand para preguntarle, seguiré trastabillándome en esto de hacer las cosas correctamente)
Es buenísimo reencontrarme con tu prosa, cuando siendo los dos adolescentes nos reuníamos en una página de la Sex, vos de un lado y yo del otro.
Hoy existe este invento del diablo llamado blog y el contacto es más cercano (y muchísimo más económico).
No mucho más que decirte, comenzaré a leerte más seguido y prometo que mis comentarios serán más acotados.
¡Ah!, yo también reboté desde Podetti hasta acá, vía mi esposa, Carolina, que es su lectora asidua, y agradezco que nos hayas desasnado sobre Vito&Fiona, comprendiendo ambos el porque de nuestra fascinación por "Yo contra el mundo".

P.S. dijo...

Marcelo que la fama no se te suba a la cabeza. ja.
saludos

Lucas J. dijo...

Tenes mucha razon en lo que decís, si bien solo conozco a Podeti por su weblog, su humor me hace llorar de la risa y alegra muchas mañanas de monotonía universitaria.
Por otro lado, me alegra mucho que Podeti te haya citado, porque encontré otro espacio en el cual reirme.

Saludos!

Fender San dijo...

Ahhh, sos amigo de Podeti? Decile que tenemos pendiente un temita de una deuda de 84 mugrientos pesos que me quedo debiendo de esa vez que él necesit...

No, todo bien con Esteban Podeti, pero por ahi se fuma de más y sale con las Meninas y/o con el verdadero agujero del túnel subfluvial, ¿viste?
Yo de vez en cuando le hago un favor y no lo leo, porque lo leen tantos que por ahí se agranda...

Enrique Gallud Jardiel dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Yo tengo una página únicamente de humor escrito y sudo tinta para llenarla a diario.
Saludos.

El Bruche dijo...

Miércoles! Si sudás tinta debés gastar fortunas en camisas...