martes, 1 de septiembre de 2009

Preguntas, respuestas y un sueño de la infancia


Cuando yo era chiquito me gustaba mucho pasar fines de semana enteros en la casa de mi abuela. Iba el viernes a la tarde y me quedaba hasta el domingo, cuando venían mis padres, y toda la familia grande se juntaba a comer hasta ahitarse, y ahí sí, a volver a casa a lustrar los zapatos y hacer los deberes para volver el lunes al colegio.

Mi abuela vivía en unas de esas casas que eran muchas casas, una detrás de la otra, en las que vivían mi abuela y un par de sus hermanas. Y los hijos de una de estas hermanas: mis primos Fabián y Mónica, que me llevaban nueve y doce años, de quienes ya he hablado aquí alguna vez, y quienes me han dado a Mozart, a Serrat, a Beethoven, a Enrique Jardiel Poncela, a Umberto Eco, y un libro de un tal Alejandro Dolina.

Los sábados a la noche, se llevaba a cabo un rito fascinante, del que yo era un mero –pero entusiasta- observador. Después de cenar, y cuando los grandes se iban a dormir, llegaban amigos de mis primos, con cervezas y cositas para picar. Y se ponían a jugar. En esa época no había PlayStation, ni Wii, ni la huevada del Facebook con sus BainBuddies o la guerra de pandillas, así que se ponían a jugar al TEG, al diccionario, al tutti-frutti, al Escrábel. Y jugaban hasta el amanecer, y se reían, y se puteaban, y se sacaban los ojos, y se volvían a reír. Y se divertían mucho.

Y yo los miraba, queriendo ser, alguna vez, como ellos. Yo no participaba activamente; si bien era bastante listillo para la edad que tenía en ese momento, ellos eran monstruos, asesinos profesionales, los thugs del Escrábel, los ninjas del tutti-frutti.

Yo los veía reír y divertirse como chanchos, y pensaba: “cuando sea grande, ¡yo quiero esto!”.

Nunca tuve demasiada suerte con eso. Durante años me he gastado fortunas comprando TEGs, Pictionaries, Carreras de Mente y Trivial Pursuits, pero ya se sabe lo difícil que es encontrar a seis u ocho personas dispuestas a juntarse a perder el tiempo jugando a las preguntas y respuestas con un tablero de cartón, fichas de plástico y preguntas impresas en tarjetitas de cartulina, habiendo cosas mucho más interesantes para hacer, como resolver el test de Facebook que te dice qué canción de Los Piojos te identifica según tu personalidad (si la tuvieres, claro). O el mammmbo rrrrrecopado de las galletitas de la fortuna, por ejemplo.

He tenido algunos intentos. No me he dado por vencido fácilmente. Allá por el año 1990, con el señor Héctor García Blanco, director de la revista Sex Humor, armábamos noches de Pictionary con su grupo de amigotes de la infancia, habiendo formado una dupla (HGB y yo) que hasta el día de hoy se mantiene invicta. Pero no duró mucho: el grupo se dispersó pronto, ya no recuerdo por qué. Y se dispersó en buena hora, porque la dupla invencible ya estaba ganando demasiado, llegando incluso a levantar sospechas acerca de su honestidad, y el resto de los participantes ya amenazaba con modificar las reglas del juego e iban a terminar obligándonos a dibujar utilizando el lápiz de una forma muy contra natura.

El sábado pasado, en esa noche que será recordada por años como aquella "noche de verano" del invierno del 2009, asistí a nuestra cena de todos los sábados, con mis amigotes más queridos. Y haciéndome el boludo, llevé un juego de preguntas y respuestas. Sólo para ver qué onda…

En una noche de ensueño, después de un asado exquisito, nos quedamos horas en la terraza tomando vino, champagne y Glenlivet, respondiendo preguntas en parejas, mientras nos reíamos, nos burlábamos, nos sacábamos los ojos y… ¡y nos ayudábamos, aún entre parejas contrarias!

Esas tres duplas conformaban un solo equipo invencible, porque estábamos jugando. Todos éramos invencibles, aunque por un momento fingiéramos jugar unos contra otros. Porque estábamos disfrutando del juego.

Yo, sin duda alguna, fui el que más disfruté. No tanto por el hecho de que con mi ocasional compañera de equipo, la señorita Laura Cesario, les hayamos roto bien el culo a los otros perejiles. Eso fue completamente anecdótico.

Yo estaba muy feliz, además, por otro motivo.

Mis amigos tal vez hayan creído que fue por el Glenlivet.

Pero ahora cuando lean esto sabrán que yo –además- había estado cumpliendo un sueño que tenía desde chiquito.

Lo que no es poco, para un huevón que está a punto de cumplir 37.

Buenas noches.

43 comentarios:

Juan José 'Peco' San Martín dijo...

Excelentísimo :-). Felicidades por el sueño: por tenerlo, cumplirlo y contarlo.
Pero lo que no me cuadra es eso de 37 pirulos. Mmm... tas viejo che, aparentás 53. Como mucho, 52 y tres cuartos.
Un gran abrazo.

Anónimo dijo...

Es lo que tiene soñar.... que es gratis y si además algún sueño se llega a cumplir.... Qué más se puede pedir? Enhorabuena Sr. Lacanna por cumplir un sueño, entrañable donde los haya.

eρHedro dijo...

Os deberían prohibir a los argentinos que escribiérais. Menos mal que no llevo Rimmel. Mis amigos creerán que se me saltan las lágrimas porque anoche me fui tarde a dormir. Yo sé que es por que cualquier boludéss sentimentaloide me afecta. Pero es que se limpia tan bien la córnea.
Mis hermanos y yo jugamos en verano a un juego de intriga y traición, que llamamos «lobo», para el que sólo hacen falta unas cartas y más de cinco personas. ¡No siempre es fácil reunirlas!

Anónimo dijo...

ep!!!!!! Hedro que yo tampoco soy de Argentina, pero tienes razón en lo del rimmel... Pues mis hermanos y yo jugábamos mucho al parchís, somos el número perfecto para jugar. Ahora ya hace tiempo que no... Gracias Sr. Lacanna, me ha dado una idea!!!!!!!

el Bruche dijo...

Si quiere, Lacanna, lo invito a jugar a la "Caja Negra", un extraño juego de "creatividad" que cierta señorita con la cual convivo una tarde decidió comprar, para jugar con "los chicos" y que nunca, pero nunca, abrimos. Eso sí, costó lo mismo que una Play WII.
Pero volviendo a su sueño realizado, lo envidio, Lacanna, sinceramente lo envidio, acá en Madryn ya es dificil armar un grupo como para pretender encima que el mismo tenga las mismas aspiraciones lúdricas que uno.
Por lo que el TEG, el Estanciero y hasta el Bucanero, seguirán juntando polvo sobre el modular del living.

Fender Gebiet dijo...

Créame que lo entiendo, Lacanna. Los ganadores (eternamente) victoriosos conspiramos contra el natural deseo ludopatico de querer ganar (porque no se conforman con jugar, no, encima ¡ME QUIEREN GANAR!) de los demás. Al principio es divertido, todos quieren ganarle al viejo cowboy, pero dicho desafío -cual regla de los seis pasos de la aceptación de lo inevitable- termina indefectiblemente en sucias trampas, a veces organizadas entre todos los participantes excepto uno, que vengo a ser yo.
El juego más democrático es sin duda el TEG, pero también suelo ganar por seguidor, ya que nadie hoy en día puede soportar cinco horas de concentración continua y abandonan de uno en fondo.
La pareja con HGB debe ser temible, sobre todo en ciertos rubros, pero dudo que venzan mis dotes histriónicas en "Camino al Oscar" o de mi memoria de elefante para datos inútiles, tan servicial en Pictionary o Carrera de Mente.
Últimamente me había juntado con algunos amigos, en Catamarca, para jugar al Srabble, pero después de una pretemporada para el olvido recuperé la gimnasia para dicho juego y, lamentablemente, mis compañeros eventuales se dedicaron a jugar dicho juego por Internet, balbuceando torpes excusas.
En FB rompí largamente un record hace unos meses, que recientemente ha sido superado, formando palabritas con letras. Casi me infarto, debo reconocer.
El resto de los juegos en dicha bolud... plataforma no me han interesado.

Esteban dijo...

Es impagable el momento en el que -jugando Pictionary mezclado con dígalo con mímica- un amigo tuyo se levanta con TODA la confianza del mundo y procede con su mejor cara de triunfo a inventar una palabra tan extraña como "Taxipiel".
Las carcajadas todavia hacen eco en el edificio.

Abrujandra dijo...

Los juegos de mesa e intentar reproducir originales del impresionismo (sí, cada uno con sus aberraciones) forma parte del entretenimiento familiar en mi casa, con los niños...es un poco difícil con los grandes. Yo me engancho ya que siempre siento que lo voy a hacer mejor, y no.
No sé hasta qué punto la alegría no se habrá debido al Glenlivet.
Ahora..."ahitarse" es de lo más erudito, aprendo mucho acá, se lo quería agradecer nomás y, no es chiste hombre, no ponga esa cara.
No dejamos de revisar a las mascotitas del Pet Society, faltaba más.

Nico dijo...

Ojalá no se extingan nunca los juegos de mesa. Que viva el Boggle, el TEG y por qué no el Estanciero!
Te dejo un juego de Trivias que te puede gustar. No tiene tablero y le faltaría poder jugar en el momento contra otras personas. Pero me parece más entretendido que abrir una galleta de la fortuna en fb!
Saludos a todos!

Marcelo Lacanna dijo...

Fender:

El será más "democrático" (aunque podemos discutir lo "democrático" de andar conquistando territorios a dadazo limpio), pero ciertamente requiere de mucha paciencia colectiva. Uno solo que se empiece a embolar y el juego se vuelve un fiasco. Además, no se presta al pitorreo.

El Trivial, el Pictionary y sus derivados, sí.

Creo que HGB todavía atesora mamarrachos que han debido rotularse ("diligencia", por HGB, "jauría", por ML), y que nos han permitido burlarnos mucho, unos de otros.

O, sin ir más lejos, hasta el sábado pasado yo no tenía ni puta idea sobre qué era el "Wadu Wadu" y casi me incineran usando el Glenlivet como combustible.

Marcelo Lacanna dijo...

Esteban:

De ninguna manera creo ser el único en haber adivino la palabra correcta para "taxipiel".

Pero no estoy tan seguro de no haber sido el único que se rió en voz alta.

Buenísima.

JAVIER SORIA dijo...

Que Bueno!muchos yankees al dia de hoy mantienen eso de jugar en grupos. ellos tienen otros juegos.En mi caso con mi grupo de amigos/as que a veces varia el numero,tambien comemos,tomamos fernet con coca, y jugamos a la Carrerta de Mente, Al pictionary, al Sexomatic que ese si es un cago de risa y a uno nuevo que tenemos ahora que se llama 70 y 80, con preguntas y respuestas de esa epoca, y es lindo. Comparto con vos otra vez de nuevo, que las pelotudeces esas de facebook me embolan aunque por ahi a Facebook lo tengo como segundon del Twitter, ya no me interesa tanto.

Esteban dijo...

la palabra era "Taxidermista", pero nadie llegó a adivinarla debido a la tormenta de risa que desató "Taxipiel".

Pau dijo...

Me hizo acordar a las tardes en La Plata jugando al Carrera de Mente en lo de mi abuela (yo era mi propio equipo invencible: tengo una memoria incomparable para los datos triviales; por suerte se compensa con mi escasa habilidad para el Pictionary, en cualquiera de los roles). Pero a esta edad se complica encontrar gente que se cope, ¿no? Tengo varios juegos de mesa acá en casa juntando polvo... El clima impredecible de Mar de Ajó suele ser más propicio para esas cosas :P

Creo que es la primera persona de mi generación que conozco que conoce a Jardiel Poncela. Pocos escritores me hacen reír abiertamente como él. :)

La Srta K. dijo...

Cómo que no sabías lo que era el "Wadu Wadu"??? El wadu wadu que te va a gustar! :D

Qué bien que escribís lpqtp.

En estos días te escribo que tengo una revolución going on in my life.

Saludos muchacho!

La Srta K. dijo...

PD: Perdon, y Estanciero no? :D

Bar dijo...

Yo me sumo! Cuando quiera organizar, avise nomás, me encantan los juegos de mesa :)

Qué linda historia Lacanna, me entibió el corazón :)

Saludos!

Renegado dijo...

Que lindo tener amigos para jugar.

A mi me regalaron un juego de póker con fichas y todo, pero no es muy divertido jugar solo.

Para mi cumpleaños voy a ver si pido que me regalen algunos amiguitos.

María dijo...

tanto comentarista jactándose de sabiduría lúdica merece un desafío formal!
(yo soy una enciclopedia ambulante de datos inútiles. Carrera y Trivial son geniales. Pero los quiero ver jugando a Palabra Prohibida!Al scrabel no juego con Fender ni a palos. Taaaan boluda no soy)

tequesta dijo...

teg, monopoly, scrabel, loba, dados, lo que sea, mientras se pueda tomar algo y hablar al pedo hasta las 6 de la mañana, es una de las mejores cosas que nos pueden pasar, no?

y, por suerte, tengo eso prácticamente todos los sábados!!!

realmente, no me puedo quejar

y es cierto, eso que decís de ese sueño realizado de las cosas que uno veía cuando era chico!!!

El Justiciero del blog dijo...

He jugado a lo largo de mi vida a muchisimos de los juegos a los que se hace mención tanto en el post como en los comentarios, pero debo reconocer que soy de embolarme rápido; Una noche de TEG o Estanciero con amigos tenia para mí cierto tufo a tortura, a la cual me sometia por el simple hecho de no ser un cortamambo. Quizás por ello me haya convertido en un eyaculador precoz del juego, volcándome más a aquellos de rápida resolución, caso el tan de moda Texas Hold'em que siempre amerita ruedas de bebidas varias y la posibilidad de ganar unos pesitos, o mi amado backgammon, juego que me posibilitó, y gracias a Internet, hacerme de un montón de gente amiga con la entablé una relación que trascendió la virtualidad o, como olvidarme, de las partidas en las que me "mataba" con mi viejo y que tanto extraño desde que decidió, el año pasado, que ya habia visto suficiente de este mundo.

Lau dijo...

Siempre leí y me divertí mucho con tus relatos, pero nunca pensé que iba a ser parte de los mismos.

Hasta ahora me había mantenido en el anonimato,como una lectora silenciosa sin hacer ningún comentario sobre los mismos. Tal vez por la presión de tener que escribir algo a la altura de lo leído.

Pero hoy, al salir de las sombras de esta forma involuntaria al pasar a formar parte de una de tus historias, (con nombre y apellido y todo, y entre tanto nombre célebre no es pavada, que honor! gracias), sentí ganas de "hablar".

Sólo para decirte que me alegra mucho que hayas disfrutado del juego tanto como yo, así como, creo,el resto de los jugadores, y sobre todo haber participado en el cumplimiento de un sueño que tenías desde chico.

Ahora me siento no solo dentro del mundo de tus ilustres personajes, sino además Julián Weich cumpliendo sueños.

P.D.:En los próximos desafíos de mente comprobaremos si el haber ganado es anecdótico.

Pao dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pao dijo...

me siento identificada! me pasaba lo mismo con los juegos...nunca llegue a jugar con el pictionary mas de 2 o 3 veces....:(
mejor tarde que nunca! :)

María dijo...

En La Plata había un negocio frente a Plaza Rocha que te alquilaba los juegos de mesa que quieras, por un par de días . Tenía un stock impresionante ( y delivery!)
Auspiciaban el servicio en el bar de la esquina de la escuela de teatro, todos los miércoles ( jugabas a lo que quisieras si consumías algo)
Me parecía un negocio maravilloso. Y no era caro. Acá no hay de esas cosas?

el Bruche dijo...

Estaba la "Casa de Tomás y Enrique", ahí por Coronel Diaz, pero cerró hace como 10 años...

Anónimo dijo...

Jugar a "dígalo con mímica" o al Pictionary en pareja deriva en divorcio seguro.
O se divide en hombres vs mujeres... o en solteros contra casados... o se juega entre amigotes en grupo. Con tu pareja es imposible. Todavía recuerdo a la muy hija de puta dibujándome la empanada con el repulgo en la parte recta. Se entiende? No en la pancita, en la curva, en el semi-círculo. NO! En la recta. Hija'unagranputa. Se ve que no me iba a cocinar bien esa chica.


Yo veía un paraguas sin mango.
En fin...

PD: en el Juego de la Vida siempre me afané los billetes de 20 cuando era banquero.

Fender Gebiet dijo...

En una podentariada en que éramos pocos jugamos a un juego parecido al Carrera de Mente pero más estúpido (más divertido, también). Hombres vs. Mujeres: entre éstas había una licenciada en Comunicación, dos abogadas, una Licenciada en Turismo (o algo así) y una diseñadora gráfica (había un par más que no recuerdo).

Nosotros éramos tres (3) paletos, entre los que había un (1) abogado.

¿Adivinen quién ganó?

La guerra de los sexos nunca termina.

JuanRa Diablo dijo...

Ahhh, Marcelo, Marcelo... una ilusión cumplida en forma de quesitos.
Las nuevas generaciones no saben lo que se están perdiendo con tanto aparatito electrónico que sólo les aisla y les hace antisociales.
Espero se le brinden más oportunidades de reir entre amigos pursuiteros.

Maximus dijo...

Alguien dijo "desafío"? En casa de mis viejos y en la epoca que hacía atletismo con mis compas, fueron como diez años de juntarse a jugar "Carrera de mente". No sé si invicto como usted, pero puedo fanfarronear que andaba bastante bien y mis eventuales camaradas querían que juegue con ellos.
Y en el "Pictionary" afano. sí, claro, hay que dibujar. Niajajajajaja.

Ahora, a Fender no le juego al scrabble ni en dope. Es como una pelea de artes marciales contra Bruce Lee.

Para su cumple podría organizar una jugada con juegos de mesa varios. Traiga los juegos que los demás ponemos el Genglivet.

La Rubia dijo...

ahhhhhhhhh que lindo. Yo tambien tuve oportunidad de hacerlo alguna noche.


y el tutti frutti........si habré jugado al tutti frutti!!!!

La Rubia dijo...

Fender, ese dia hubo trampa.
ESE DIA HUBO TRAMPA.

Fender Gebiet dijo...

Es cierto, un par de veces, encima, las féminas hicieron tongo.

Una vergüenza.

LALE dijo...

Jajaja, el diálogo anterior me hace acordar al capítulo de Friends ése que juegan póker y recuerdan el "Pictionary incident" con plato de por medio...!

Por acá al menos todavía queda gente copada que se junta, cada tanto, para un Carreras, un Dígalo con Mímica o un Pictionary. Y siempre está bueno tener a esa gente a mano.

Saludos!

La Rubia dijo...

Y bueno, que querés, no tengo plata, no tengo plata.

Aerwyn dijo...

Medio tarde... le informo que me alegra mucho que haya cumplido su sueño, Señor Lacanna!!

Que este bien!!

SUERTE!!

veranovioleta dijo...

Hola Marcelo! yo te conocí la primera vez con Rompiendo Huevos libro que leí hasta el hartazgo y me reía con cada cosa que escribiste, supongo que por estar atravesando la misma etapa (tengo 35). y te me habías perdido, durante mucho tiempo no supe nada de tus escritos. hoy me encanta haberte encontrado tan es así que mientras escribo este comentario sonrío. a mi también me gustan mucho los juegos de mesa y me doy el lujo de extorsionar algún amig@ con tal de que juegue un ratito. lastima la distancia sino podríamos echarnos una partidas. saludos una de tus cholulas.

El blogudo dijo...

¡Priiiiiiiiiii!

Ah, no. Bueh. Quería decir algo que ya no se haya escrito acá.

Saludos.

Bortol dijo...

Amigo, se filtraron los 2 primeros capitulos de la 3a temporada de californication: que los disfrute...
http://darkville.com.mx/

Anónimo dijo...

Como extraño los juegos de mi adolescencia y un poco más, en la playa con mi familia y amigos (eso incluye abuelos, hermana, primos, padres, tíos y amigos) todos jugando por un kilo de helado de Augustus y en la etapa preadolescente, todos jugando al scrabble y en honor a mi abuelo al domino, gran catedrático en la materia. Ya más entrada en edad junto a amigos y novio al pictonary, carrera de mentes y mis grandes favoritos de todos los tiempos el burako y el carioca, en los que en algun momento fui inbatible. Que lindos recuerdos...
Esto amerita una partida grupal de algun juego de los nombrados elegido democraticamente...y a jugar de una vez ¡caramba!

Anónimo dijo...

Hola Marcelo,tengo 34 años y te conoci cuando tenia 17 creo,gracias al "ruso"Verea que recomendaba "pompiendo huevos".Lo compre y me encantó.

Gracias por ser asi,simple,como uno.Un beso
Marisa Garavano de Glew

any dijo...

hago exactamente lo mismo, me la paso llevando juegos pero nadie se prende, lo raro es que cuando se prenden la pasamos re bien

elcolo dijo...

Y que bueno seria seguir jugsndo...
Una idea, si los padres, de chicos, juegagan con los hijos...algo puede pasar. Dejenles ganar, para mantener el interes...
Enrique (el de la casa de Tomás y yo)