lunes, 22 de mayo de 2006

Scott Adams

Un Anonymous me pregunta por qué, ya que nombré al humorista Scott Adams y que puse el link a su página de Dilbert, no linkeé su blog.

Linkeé la página de Dilbert porque mencioné a Scott Adams en un contexto en el que hablaba del humor sobre Internet y las computadoras, y muchas de las tiras de Dilbert tocan estos temas.

El blog de Scott Adams casi no hace humor sobre estos temas. O, para ser más precisos, casi no hace humor. Este blog es una maravilla absoluta donde el tipo habla de lo que se le canta; desde un ejercicio sobre inversiones en el mercado de valores hasta un debate entre el darwinismo y el “diseño inteligente”, pasando por un temita bastante serio sobre la religión musulmana.

Vayan y léanlo. Lo mejor que me podría pasar en la vida es que me traigan uno de esos temas que se discuten allí, para debatirlo acá.

Lo leo todos los días, el post principal y todos los comments que ponen los lectores (y tiene como 400 comments por post, el quía).

Y yo que casi me infarto cuando un post mío llegó a los 17 comments…

3 comentarios:

Lucas J. dijo...

Y yo que casi me infarto cuando un post mío llegó a los 17 comments... Pero el no tiene el efecto Podeti...
Yo no soy muy fanático de Dilbert, si bien es buen humor, tiene mucho americanismo para mi gusto, y no me da tanta risa.

Me hace acordar a los reyes de la colina, es esa clase de humor que pierde universalidad al estar diseñado para cierta idiosincracia... aunque acpaz que soy yo que nunca trabajé en una oficina

Caro dijo...

y como te creés que empezó Dilbert o, por decir algo, Hernán Casciari http://www.orsai.es/ a juntar 300 o 400 coments por post? con primeros post de 1, 5 o 17 coments. Vamos, Marcelo, vamos, que vos contás con el efecto Podeti

Carolina, desde Madryn

jes dijo...

me voy a comprar un efecto podeti para que mi blog tenga visitadores y me firmateen los post.
yo casi me infarto cuando llegue a los 3 comments, en realidad no porque jamás llegue... es que recien estoy empezando... (espero que sea una buena excusa)

y bueno, todo no se puede. yo cai aca por el efecto podeti tambien, gracias.