lunes, 28 de mayo de 2018

Querido sobrino. Dos puntos.

Ayer pude hablar con tu mami y con tu papi y les conté mi idea de ir contribuyendo a tu educación transmitiéndote toda mi sabiduría de tío, escribiéndote todos los días acá en mi blog para que ellos te lo vayan leyendo en voz alta mientras ellos te hacen noni, te cambian los pañales o te dan la teta.

Le expliqué a tu papá que yo te iría educando en formato onda "audiolibro en fascículos", que es un ideón, y tu papá me dijo que sí, sí, sí, que todo que lo que yo quisiera, pero me dio la sensación de que no me estaba tomando muy en serio, y me dio también la sensación de que tu mami le decía a tu papá desde lejos que sí, que me dijera sí a todo con tal de que me dejara de joder.

Ahora que lo pienso mejor, me resulta medio sospechoso que tu papá no me haya preguntado nada sobre de qué va, más o menos, toda esa sabiduría que quiero transmitirle a su hijo. Nada. Ni una pregunta. Y mira que tu papá últimamente no es que confíe mucho en mi sabiduría, mis conocimientos o mis credenciales. Y muy especialmente en lo que respecta a vos.

-Explíquese mejor.
-¿Y usted quién carajo es?
-El público.
-¿Qué público?
-Esteee... sus lectores.
-No hay lectores.
-Los va a haber.
-No diga boludeces.
-If you build it, they will come.
-Uy, cagamos.

Sobrino, voy a tener que dejarte por hoy, porque me duele un poco la cabeza y empiezo a oír esas voces otra vez, pero mejor no le cuentes a tu papá, porque tu papá últimamente tampoco es que confíe en mis habilidades intelectuales o mi capacidad de razonamiento... Básicamente está un poco preocupado por mi salud. Mental. Y muy especialmente en lo que respecta a vos.

-¿Ejemplo?
Usted, claramente!
-Yo soy ejemplo de su deteriorada salud mental. Pregunto por un ejemplo de su hermano no confiando en sus habilidades intelectuales y de razonamiento, etcétera, especialmente en lo que respecta al chico.
-Cuando quise alzar a mi sobrino por primera vez, el hijo de puta de mi hermano primero me hizo levantar tres cosas que pesaban más o menos lo mismo que el chico, para ver que no se me cayeran.
-Nos está jodiendo...
-¿Cómo "nos"? ¿Cuántos son ahí adentro?
-Multitudes... 

Sobrino, te tengo que dejar ya. Mañana seguimos y empezamos a puntear el temario, el programa... la currícula de tu educación.

Tengo algunas ideas interesantes.

Vas a ver cómo nos vamos a divertir.

Tuyo, tu tío O...

-No sea tribunero. Termínela ahí.
-Ufa.

5 comentarios:

Heguido dijo...

"Multitudes"... ¿para qué querés seguidores?

Damián Bacalov dijo...

No puedo esperar...

tequesta dijo...

Que alegría que me produce volver a estar en esta tribuna!

La reflexión del texto es que no me sorprende lo de las multitudes, ya sabemos bastante bien quién escribe.

Lo que me preocupa es el estado paranoide esquizoide de tu hermano ... eso de hacer levantar objetos de peso similar nunca lo había escuchado ... y conozco mucha gente paranoide esquizoide ... sobre todo con sus hijos

Creo que ahí tenés una linea argumental para la nueva etapa del coso este, mostrarle a tu sobrino el otro mundo que existe, mas allá de la visión paranoide esquizoide de su padre

Giyeto dijo...

Un honor leerlo nuevamente .
Espero con ansias sus ideas sobre la educación del niño en cuestión .
Para confirmar el estado paranoide esquizoide de su hermano le aconsejo sacudir un manojo de llaves en su presencia . Quizá es algo congénito .

KingKill33 dijo...

El interesantísimo aluvión de nostalgia que estoy teniendo de la Web 0.45 es terrible. Hasta quizás retome el blog porque, claramente, las redes sociales están muertas.

Gracias por ser la primera palada de tierra de ese muerto. Volvamos a esto por dios que lo extrañaba.

Sincerely, GuilleX.